¿Qué es un Trasplante Hepático?

Tiempo de lectura: 4 min

El trasplante hepático es el tratamiento de elección en los pacientes con enfermedades del hígado y de las vías biliares graves e irreversibles. 

Este procedimiento consiste en reemplazar un hígado enfermo por uno sano, a través de una operación quirúrgica. El objetivo del trasplante es intentar aumentar la supervivencia y la calidad de vida de las personas afectadas por una enfermedad de hígado y de las vías biliares avanzadas, cuando ya se han agotado todos los otros tratamientos médicos y quirúrgicos.  

Tipos de Trasplante Hepático

Hígado, trasplante de hígado, hígado entero,

Trasplante ortotópico de hígado entero. Es el tipo de trasplante más frecuente. Consiste en la extirpación del hígado enfermo del paciente y la implantación del hígado entero de un donante fallecido en el mismo lugar anatómico.

Hígado, trozo, trasplante hígado parcial

Trasplante ortotópico de hígado parcial. El trasplante de hígado parcial consiste en la extirpación del hígado enfermo y la colocación en su lugar de un fragmento del hígado del donante (lóbulo derecho o lóbulo izquierdo). Esto se realiza cuando se realiza el trasplante mediante la técnica de split o bien, es un trasplante con donante vivo. Al cabo de aproximadamente dos meses, el fragmento de hígado trasplantado se regenera y recupera su tamaño entero y sus funciones completas. 

En el caso del trasplante de donante vivo, la principal ventaja frente al trasplante de donante cadáver, es que no tiene que esperar a que aparezca un donante cadáver compatible. Sin embargo, este tipo de trasplante puede generar una serie de inconvenientes en los donantes vivos, que se deben valorar (aparición de complicaciones e incluso riesgo de muerte, que actualmente es inferior al 0.3%).

¿Qué enfermedades pueden necesitar un Trasplante Hepático?

A pesar de que el trasplante hepático constituye, teóricamente, el tratamiento de elección en todos los pacientes con enfermedades del hígado y de las vías biliares graves e irreversibles, es el hepatólogo quien determina la indicación de un trasplante. En general, las enfermedades que más habitualmente requieren un trasplante son: enfermedades colestásicas crónicas (cirrosis biliar primaria; colangitis esclerosante primaria, atresia de vías biliares (enfermedad propia de niños)); cirrosis de origen no biliar por virus de la hepatitis B y C, alcohólica, autoinmune, esteatohepatitis no alcohólica (NASH), criptogénica; tumores hepáticos (carcinoma hepatocelular); insuficiencia hepática aguda (hepatitis vírica grave, hepatitis tóxico-medicamentosa grave, insuficiencia hepática aguda de causa indeterminada); enfermedades metabólicas (hemocromatosis; enfermedad de Wilson; tirosinemia, glucogénesis) y otras enfermedades (síndrome de Budd-Chiari; enfermedad de Caroli).

Información documentada por:
Constantino FontdevilaCirujano General y Digestivo — Servicio de Cirugía General y DigestivaRaquel GarcíaEnfermera de la Unidad de Trasplante Hepático — Servicio de GastroenterologíaEva LópezEnfermera de la Unidad de Trasplante Hepático — Servicio de GastroenterologíaMiquel NavasaHepatólogo — Servicio de Hepatología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.