Radiología Contrastada

Tiempo de lectura: 3 min

¿Qué es la Radiología Contrastada?

Es una técnica radiológica convencional que utiliza un medio de contraste, es decir, una sustancia –como el bario y el yodo– que es opaca a la radiación. Esta se puede inyectar, ingerir o introducir en forma lavativa para ver el interior del cuerpo humano.

La radiología contrastada permite realizar un estudio sobre el aspecto y el funcionamiento de las estructuras internas.

¿En qué consiste?

Esta técnica es útil para realizar un estudio sobre las formas y el funcionamiento de las diferentes estructuras del cuerpo humano. Para ello se utiliza una pantalla de fluorescencia con rayos X y un medio de contraste, o sustancia opaca, como el bario y el yodo. Este se inyecta, ingiere o introduce en forma lavativa, según cada caso, lo que facilita ver estas estructuras.

¿Para qué sirve?

La radiología contrastada se utiliza para detectar enfermedades como las úlceras, piedras, tumores benignos, tumores malignos, procesos inflamatorios, así como para realizar valoraciones posquirúrgicas.

¿Cómo se realiza?

Antes de realizar estas pruebas el paciente se debe desnudar, descalzar y ponerse una bata. También se recomienda no llevar joyas ni objetos metálicos porque interfieren en la visualización e interpretación de las imágenes.

Después se administra el contraste y se obtienen las radiografías. Durante el proceso de toma de las imágenes, en la mayoría de las exploraciones se indican las diferentes posiciones, por ejemplo, que se esté de pie o tumbado en la mesa de estudio. También se puede pedir que el paciente esté inmóvil y sin respirar para evitar que las radiografías queden borrosas.

¿Cómo hay que prepararse?

En la mayoría de estas pruebas, es importante estar en ayunas al menos 6 horas antes de empezar. Tampoco se recomienda fumar durante este período.

En el caso de las radiografías contrastadas del sistema digestivo, se aconseja que el estómago esté vacio para que el estudio sea válido.

Situaciones de especial atención

Dado que son exploraciones que utilizan rayos X, se debe avisar al profesional sanitario, personal enfermero o técnico si se está embarazada o se cree poder estarlo.

¿Quién realiza la prueba?

Los profesionales sanitarios se encargan de guiar y asesorar al paciente durante toda la prueba.

El estudio se realiza en una sala acondicionada de forma especial para cada exploración. En función de los centros y del tipo de estudio, el técnico –supervisado por el radiólogo o radióloga– puede realizar la prueba. Asimismo, los radiólogos emiten un informe firmado para el médico que ha solicitado el estudio.

¿Quién interpreta los resultados?

Un profesional sanitario especialista en radiología.

¿Qué sensaciones tendré durante la prueba?

El sabor y la consistencia de la preparación del líquido de contraste puede que no resulte muy agradable ya que normalmente es espeso y terroso (en el caso del bario) y con gusto de anís (si se utiliza otra sustancia alternativa). En el caso del yodo, puede notarse una ligera sensación de calor en la cara, en el cuello y sobre todo en la zona genital.

También, la mesa de estudio donde se realice la prueba puede notarse dura y fría.

Información documentada por:

Laura Oleaga

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.