¿Qué es la Hemodiálisis?

Tiempo de lectura: 2 min

La hemodiálisis es un tratamiento de sustitución de la función renal que consiste en filtrar la sangre periódicamente. Durante este proceso, la sangre se extrae del organismo y se la hace circular por el dializador, o filtro, donde se eliminan las toxinas acumuladas y el exceso de líquidos. Después se devuelve la sangre limpia al organismo. 

¿Cómo se realiza la Hemodiálisis?

Para realizar hemodiálisis se necesita un acceso vascular que permita la circulación de un  gran flujo de sangre hacia al dializador o filtro. Este acceso puede ser una fístula arteriovenosa, o también llamada FAVI, o un catéter vascular

Las venas, por su estrechez, no se pueden utilizar para hacer hemodiálisis, porque no permiten obtener un flujo lo suficientemente alto. Por este motivo, se realiza una fístula arteriovenosa, que consiste en unir mediante una intervención quirúrgica, que en la mayoría de casos de realiza de manera ambulatoria y con anestesia local, una arteria con una vena cercana. La fuerza de la sangre que circula por la arteria y pasa a la vena, va a permitir que la vena se agrande y pueda, así, obtenerse un flujo necesario para realizar la diálisis. Al cabo de 4-6 semanas, la vena va estar suficientemente dilatada para poder realizar las punciones repetidas que son necesarias para  las sesiones de hemodiálisis. 

En algunas ocasiones, la unión entre la arteria y la vena se realiza mediante interposición de un fragmento de prótesis, lo que se conoce como fístula arteriovenosa protésica

El catéter vascular es un acceso que consiste en colocar un tubo en una vena gruesa del organismo a nivel del cuello o del muslo. Normalmente, el catéter es un acceso vascular provisional porque tiene el riesgo de infectarse, pero puede ser definitivo cuando no es posible conseguir una fístula arteriovenosa adecuada. Al igual que la fístula,  se realiza habitualmente con anestesia local y no requiere ingreso hospitalario.   

¿Cuántas veces tengo que hacer Hemodiálisis?

El paciente debe realizar hemodiálisis tres días a la semana en días alternos durante sesiones de entre cuatro o cinco horas.  En algunos casos, puede ser necesario aumentar la frecuencia o la duración de las sesiones de hemodiálisis.

¿Dónde se realiza la Hemodiálisis?

Este tratamiento se puede realizar en un centro de diálisis especializado (hemodiálisis ambulatoria) o en el domicilio (hemodiálisis domiciliaria).

La hemodiálisis domiciliaria tiene la ventaja de no requerir desplazamiento y permitir una mayor flexibilidad horaria. Es necesario un aprendizaje previo tanto del paciente como de la persona de apoyo, de entre dos o tres meses, antes de comenzar las sesiones. 

Información documentada por:
Marta QuintelaEnfermera — Servicio de NefrologíaManel VeraNefrólogo — Servicio de NefrologíaÁngeles MayordomoEnfermera Diálisis Peritoneal — Servicio de NefrologíaMaría Teresa LópezEnfermera Unidad Funcional de Accesosos Venosos — Servicio de NefrologíaBárbara Romano AndrioniNutricionista — Servicio de Dietética y EndocrinologíaAnna YugueroFisioterapeuta — Servicio de NefrologíaMontserrat MonereoTrabajadora Social — Servicio de Nefrología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.