¿Qué es el sida?

Tiempo de lectura: 3 min

Se denomina síndrome porque el sida consiste en la aparición de una o diversas enfermedades. Estas enfermedades se desarrollan porque el virus provoca la destrucción lenta, continua y progresiva de una parte del sistema encargado de la defensa del organismo, el sistema inmunitario.

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o sida (AIDS en inglés) es la forma más grave de la infección provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana o VIH.

¿Es muy común?

Según ONUSIDA, a finales de 2014 había 37 millones de personas infectadas por VIH. Desde el año 2000, 38 millones de personas se han infectado de VIH y 25 millones de personas han muerto de sida.

A pesar de estos datos, el número de nuevas infecciones pasó de 3 millones en el año 2000 a 2 millones en el 2014, mientras que el número de muertes por sida disminuyó de 2 millones a 1,2 millones. Esta mejoría se debe al aumento de las personas en tratamiento que han pasado en África de medio millón en 2002 a 16 millones en 2015, de manera que un 41% de los adultos, un 32% de los niños y un 70% de las mujeres embarazadas reciben en la actualidad tratamiento.

En la actualidad en Occidente hay unas 2,5 millones de personas infectadas y 80.000 nuevas infecciones cada año, de las que más de 3.000 ocurren en España. Por lo tanto, a pesar de los nuevos tratamientos, la epidemia no está controlada y en los últimos 10 años el número de nuevas infecciones no ha variado de forma significativa, lo que indica que deben adoptarse nuevas medidas para el control de la epidemia.

¿Cómo se transmite el virus?

El VIH no puede vivir fuera del organismo durante mucho tiempo y, por este motivo, para que se transmita hace falta un contacto físico directo con la persona infectada. Las vías más comunes de infección son:

mano con corte y gota, transmisión sanguínea

Transmisión sanguínea. La sangre (incluida la menstrual) de una persona infectada es portadora del virus. La infección se puede adquirir con el contacto de la sangre de una persona afectada con la de una sana.

espermatozoides, transmisión sexual

Transmisión sexual. El virus se encuentra en el semen, fluido vaginal y en la mucosidad del ano y la vagina. Estos fluidos pueden entrar en el cuerpo por heridas abiertas o a través de las mucosas genitales. Por tanto, todas las actividades en las que estén presentes estos fluidos suponen un riesgo de transmisión. Los preservativos masculinos y femeninos previenen la transmisión del VIH y de la mayoría de las infecciones de transmisión sexual.

Embarazada

Transmisión vertical. Las mujeres embarazadas que están infectadas por VIH pueden transmitir el virus a su hijo en distintos momentos: mientras el feto está en el útero, en el momento del parto o durante el periodo de lactancia.

Síntomas

La infección inicial por VIH no suele presentar síntomas específicos, aunque en algunos casos puede provocar un cuadro clínico parecido al de una gripe con fiebre, inflamación de los ganglios del cuello, malestar general y/o una erupción cutánea. En la fase crónica o de latencia, la mayoría de los pacientes no presenta ningún síntoma. La fase final se caracteriza por un deterioro progresivo del estado general, pérdida del apetito y de peso, fiebre y diarrea y aparecen infecciones oportunistas, tumores malignos y trastornos neurológicos.

Información documentada por:
Emma FernándezEnfermera — Servicio de Enfermedades InfecciosasFelipe GarciaEspecialista en medicinas infecciosas — Servicio de Enfermedades Infecciosas

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.