Síntomas de las varices

Tiempo de lectura: 2 min

Las varices pueden provocar síntomas diversos y, en general, poco específicos. Sin embargo, todos ellos tienen en común tres características:

Reloj que muestra 24 horas

Empeoran lo largo del día (peores al atardecer) y durante las épocas cálidas del año (primavera, verano).

higiene postural, señora sentada silla correctamente

Varían en función de la posición y la actividad física (empeoran cuando se está muchas horas de pie, o bien sentado en una posición fija).

fármacos

No mejoran con analgésicos o antiinflamatorios convencionales.

A continuación se detallan los principales:

Pierna hinchada

Sensación de hinchazón. Es una queja muy frecuente, aunque no siempre es claramente visible.

Piernas pesadas

Pesadez de piernas. Similar a la hinchazón, es una molestia muy habitual. Es especialmente frecuente en mujeres y empeora con los ciclos menstruales (típicamente peor justo antes de la menstruación).

Piernas con manchas, sensación de picor

Picor. Es frecuente notarlo, sobre todo, alrededor de los tobillos y, especialmente, en los casos severos de enfermedad varicosa con cambios cutáneos (oscurecimiento o atrofia de la piel alrededor del tobillo).

Piernas y un rayo, símbolo de dolor

Dolor. El dolor como tal no es típico de las varices, pero también puede aparecer. Si se localiza de manera repentina e intensa en un trayecto varicoso puede ser sugestivo de complicación local en forma de varicoflebitis.

Piernas con un zigzag, símbolo de calambre

Rampas. Típicamente nocturnas y, sobre todo, si durante el día se ha estado muchas horas de pie.

Piernas y símbolo de movimiento

Sensación de inquietud en las piernas. Sobre todo durante el descanso en la cama. No es específica de las varices y aparece también en caso de enfermedades neurológicas, psiquiátricas o trastornos electrolíticos, entre otros.

Signos de las Varices

Piernas con varices muy pequeñas, Telangiectasias, arañas vasculares

Presencia de varices. Es obviamente el signo clínico más frecuente. Pueden ir desde pequeñas dilataciones, escasamente palpables, a grandes tumoraciones o cordones venosos.

Pierna hinchada

Hinchazón o edema. A diferencia de la "sensación de hinchazón", esta es demostrable y objetiva. Típicamente aparece al atardecer y suele desaparecer por la mañana, debido a que durante el reposo las piernas drenan el exceso de líquido.

Piernas con manchas en las pantorrillas

Cambios en la piel. Típicamente el oscurecimiento de la piel, llamado dermatitis ocre. Se suele localizar cerca de los tobillos, sobre todo, en su cara anterior e interna. Otras manifestaciones cutáneas suelen ser el enrojecimiento o eczema, el adelgazamiento o atrofia cutánea y, en fases avanzadas, la presencia de llagas o úlceras.

Piernas y un termómetro

Varicoflebitis. Es la presencia de varices que se han vuelto duras (indurada), dolorosas y calientes. En general, no son un problema grave aunque sí pueden ser muy dolorosas.

Piernas con gota de sangre

Varicorragia o sangrados. Suelen ser típicos en varices grandes y muy superficiales que sangran debido a que llegan a ulcerar la piel y abrirse al exterior. No suelen ser sangrados de gravedad y ceden con facilidad con la presión directa y la elevación de la pierna.

Información documentada por:

Esther Armans
Xavier Yugueros

Publicado: 19 de junio del 2018
Actualizado: 19 de junio del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.