Causas de las Varices

Tiempo de lectura: 2 min

Las varices se producen debido a la insuficiencia venosa, es decir por la incapacidad de las venas de las piernas para ejercer su función de retorno de la sangre hacia el corazón. Esto provoca un cúmulo de sangre dentro de la pierna que hace que las venas se dilaten y que se puedan hacer visibles y/o palpables.

Válvula venosa correcta

De manera más precisa, se puede decir que mayoritariamente las varices se originan por una disfunción en las válvulas venosas, unas estructuras localizadas en el interior de las venas que permiten que el flujo de la sangre sea siempre en sentido ascendente (de las piernas en el corazón).

Válvula venosa defectuosa

Si estas válvulas fallan, aparece el llamado reflujo, es decir que la sangre, en lugar de subir hacia el corazón, se acumula dentro de las venas de las piernas dado que no puede luchar contra la gravedad.

De manera menos frecuente, las varices también pueden originarse sin que ninguna válvula venosa falle, solo como compensación de una obstrucción del sistema venoso profundo. Así, al obstruirse la vía principal de drenaje de la pierna, la sangre se deriva de manera compensatoria por venas del sistema venoso superficial lo que incremente su volumen y, por tanto, se pueden palpar.

Factores de riesgo de las Varices

Los principales factores de riesgo de la enfermedad varicosa son:

Hombre de edad avanzada

Edad avanzada. La prevalencia de las varices aumenta de manera progresiva con la edad. Así, son altamente infrecuentes en la infancia, comienzan a aparecer durante la adolescencia, y son muy prevalentes en la edad adulta y la tercera edad llegando a afectar a un 70-80%.

familia, factores hereditarios

Herencia genética. Es habitual que las personas que tienen varices tengan antecedentes en la familia. Hay estudios que muestran que la probabilidad de tener varices, si ambos padres tienen, es de casi el 90%.

Embarazada

Embarazo. La compresión del útero y el feto sobre las venas abdominales durante el embarazo dificultan el retorno venoso de las piernas y aumentan de manera importante el riesgo de tener varices.

sedentarismo

Sedentarismo. Caminar favorece el retorno de la sangre de las piernas dado que con cada paso la contracción de los músculos bombea sangre de regreso hacia el corazón. Por lo tanto, el estilo de vida sedentario y las profesiones que implican estar muchas horas de pie (o sentado en una posición fija) aumentan el riesgo de tener varices.

obesidad

Sobrepeso. Aumenta el riesgo de tener varices, tanto por un efecto de compresión sobre el retorno venoso de las piernas (similar al embarazo) como por la asociación con el sedentarismo.

Información documentada por:

Esther Armans
Xavier Yugueros

Publicado: 19 de junio del 2018
Actualizado: 19 de junio del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.