¿Qué es la Uveítis?

Tiempo de lectura: 2 min

La uveítis significa inflamación de la capa que envuelve el interior del globo ocular, la úvea o tracto uveal. No obstante, con el término uveítis los oftalmólogos se refieren a todo un conjunto de patologías que pueden ser muy diversas entre sí y que tienen en común la existencia de un proceso inflamatorio dentro del ojo.

¿A cuántas personas afecta?

La uveítis está considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad rara. Sin embargo, a pesar de lo infrecuente que es, la uveítis constituye la tercera causa de ceguera prevenible en el mundo desarrollado. Junto con la Diabetes Mellitus, la uveítis constituye la principal causa de ceguera en el grupo de edad laboral activa y, por ello, tienen un alto impacto socio-económico.

Según el Centro para el control de las enfermedades y su prevención (CDC, centers for disease control and prevention) en Estados Unidos, aproximadamente un 10% de todos los casos de ceguera están causados por las uveítis. En España unas 47.000 personas sufren de uveítis.

Tipos de Uveítis

En función del lugar donde se produce primero la inflamación, la uveítis se clasifica de manera anatómica en:

  • Uveítis anterior o “iritis”. Afecta a la parte de delante del ojo. Puede ir acompañada de enrojecimiento, dolor ocular y fotofobia.
  • Uveítis intermedia. En este tipo de uveítis se inflama la sustancia gelatinosa que da tono al ojo y rellena la cavidad vítrea (humor vítreo). Si se inflama la parte más periférica de la retina (pars plana), conocida como “pars planitis”, los signos que se manifiestan son la formación de “bolas de nieve” (acúmulos de células inflamatorias que flotan en el vítreo) y “bancos de nieve” (cúmulos de células inflamatorias en la pars plana).
  • Uveítis posteriores. Inflamación de la retina y/o las coroides, localizadas en la parte posterior del ojo.
  • Panuveítis. Cuando existe inflamación en la parte de delante y de detrás del ojo.

En función de la causa que origina la inflamación, las uveítis se clasifica en:

  • Uveítis infecciosa. Multitud de gérmenes pueden provocar uveítis. Las infecciones intraoculares más frecuentes incluyen toxoplasmosis, tuberculosis, herpes, sífilis, etc.
  • Uveítis no infecciosa, inmunomediadas o "autoinmunes". La causa es un trastorno en la respuesta inmunitaria que provoca una reacción inmune anormal contra las propias estructuras del ojo. 
Información documentada por:
Alfredo Manuel AdánOftalmólogo — Servicio de OftalmologíaMarina MesquidaOftalmóloga — Servicio de OftalmologíaVíctor LlorensOftalmólogo — Servicio de Oftalmología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.