La vida con o sin un Tumor de la Hipófisis

Tiempo de lectura: 2 min

En general, las personas con tumores hipofisarios, ya sea tratados o no quirúrgicamente, suelen tener buena calidad de vida, sin limitaciones especiales desde el punto de vista de la alimentación, ejercicio o sexualidad, excepto casos poco frecuentes con importante afectación visual o en tumores secretores determinados.

En algunos casos, es posible que sea necesario un tratamiento sustitutivo de la o las hormonas deficitarias. Este suele ser oral y de fácil administración. Hay hormonas, como la testosterona, en que su aplicación es intramuscular o transdérmica, o en el tratamiento con hormona de crecimiento, en que su administración es subcutánea.

 Las recomendaciones sobre los hábitos tóxicos son similares a la población general:

no fumar

Dejar de fumar.

 

alcohol

Consumo moderado de alcohol.

 

manzana

Seguir una alimentación saludable.

 

mujer nadando

Tras la intervención quirúrgica se limitará la actividad física, y se practicará de forma progresiva de acuerdo con las indicaciones del neurocirujano. La natación no se podrá realizar durante los primeros meses tras la intervención. 

 

sexualidad, sexo, masculino, femenino

La vida sexual puede ser estrictamente normal, aunque en los pacientes en que se ha afectado el eje gonadal puede verse afectada hasta su normalización con el tratamiento sustitutivo adecuado.

 

viajar en avion

Los pacientes pueden viajar con normalidad. Es recomendable, en los casos en los que se necesite tratamiento sustitutivo, llevar suficiente medicación para todo el viaje y, a ser posible, en el equipaje de mano (al menos dosis para unos días) para evitar problemas en caso de extraviar la maleta facturada.

 

Embarazada

El embarazo estará desaconsejado o no en función del tipo  de tumor hipofisario.

En los tumores no funcionantes, menores de 10 mm y lejos del quiasma óptico, la gestación suele autorizarse, pero si los tumores son mayores o próximos al quiasma, se recomienda la cirugía antes de quedar embarazada.

En los tumores funcionantes, depende del tipo. Las mujeres con microprolactinoma pueden quedarse embarazadas con control médico. Si el embarazo es planificado, en general, se cambia la cabergolina por la bromocriptina antes de la gestación y se suspende toda la medicación una vez se conoce la gestación. Si la paciente presenta un macroprolactinoma, se puede permitir la gestación si no es de gran tamaño ni afecta el quiasma. Es posible que se mantenga la bromocriptina durante el embarazo. 

En el caso de tumores productores de hormona de crecimiento (GH) se recomienda la intervención y curación previa a la gestación. Sin embargo, en casos en los que no ha sido posible la curación quirúrgicamente, quedan restos pequeños y están en tratamiento médico con análogos de somatostatina, se puede valorar suspender la medicación y permitir la gestación con control médico estrecho. En los tumores productores de corticotropina (ACTH) no se recomienda el embarazo.

 

Información documentada por:
Julia AlcazarEnfermera — Servicio de NeurocirugíaJoaquim EnseñatNeurocirujano — Servicio de NeurocirugíaMireia MoraEndocrinóloga — Servicio de Endocrinología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.