¿Qué es el Tumor de la Hipófisis?

Tiempo de lectura: 5 min

Un tumor hipofisario es una lesión localizada en la hipófisis. La mayoría de los tumores hipofisarios son adenomas hipofisarios (suponen el 95%) que se originan a partir de las células de la propia hipófisis. Prácticamente, siempre son benignos y de crecimiento lento, solo un pequeño porcentaje se expande hacia estructuras vecinas.

También son tumores hipofisarios los craneofaringeomas o los meningiomas. Otras lesiones hipofisarias no tumorales son las lesiones vasculares (hemorragias, aneurismas, etc.), inflamatorias (hipofisitis), infecciosas (absceso hipofisario, tuberculosis...) o los quistes. Las metástasis hipofisarias (metástasis en la hipófisis de tumores de otros orígenes) son muy infrecuentes.

La mayoría de los adenomas de hipófisis suelen ser benignos y presentan un bajo grado de crecimiento. Generalmente, los pequeños adenomas se encuentran situados en la silla turca, justo detrás de la nariz, si bien no es infrecuente encontrar estos tumores de pequeño y mediano tamaño infiltrando el seno cavernoso. Por otra parte, existen los adenomas invasivos que tienen un curso más agresivo con una tendencia a crecer rápidamente y a invadir estructuras como las arterias carótidas o los nervios ópticos.

Tipos de Tumores de la Hipófisis

Se puede clasificar:

  • En función del tamaño. Microadenomas (cuando miden hasta 10 mm o menos) o macroadenomas (miden más de 10 mm).
  • Según su capacidad para fabricar hormonas. Los adenomas no funcionantes no producen hormonas y, en general, los síntomas vienen derivados del crecimiento del tumor y de la compresión de las estructuras vecinas, o bien de la disminución de la producción normal de las hormonas hipofisarias. Los adenomas funcionantes producen una o varias hormonas hipofisarias, y la sintomatología está relacionada con la hormona producida en exceso, así como también puede haber sintomatología derivada del crecimiento del tumor y la compresión de estructuras vecinas. Los adenomas funcionantes se pueden clasificar según la hormona que producen:
    • Prolactinoma. Es el adenoma funcionante más frecuente. Se debe a un aumento de la secreción de prolactina. En las mujeres se manifiesta clínicamente con alteración del ritmo menstrual, galactorrea (secreción láctea por el pezón) y disminución de la libido. En los varones se asocia a la disminución del deseo sexual y disfunción eréctil.
    • Somatotropinoma. Se debe a un exceso de producción de hormona de crecimiento y es la causante de la acromegalia cuando aparece en el adulto o del gigantismo cuando aparece en la infancia (los cartílagos de crecimiento están abiertos). Los síntomas pueden ser muy progresivos, por lo que se puede retrasar el diagnóstico; los más característicos son el aumento gradual del tamaño de manos, pies, la mandíbula con la aparición de rasgos toscos (necesidad de cambiar de número de calzado, no caben los anillos ni los sombreros que antes iban bien...), crecimiento de los labios  y la nariz, sudoración, mayor sudoración, tendencia a roncar...
    • Tirotropinoma. Son adenomas productores de tirotropina (TSH) dando lugar clínicamente a un hipertiroidismo por la producción excesiva de tiroxina. Son muy poco frecuentes.
    • Corticotropinoma. También conocido como enfermedad de Cushing, se debe a un exceso de producción de corticotropina (ACTH). Clínicamente, las personas afectadas tienden a ganar peso, con cara redondeada similar a la “luna llena”, aparición de estrías de color rojo vinoso, aparición de hipertensión, diabetes, osteoporosis...
  • En función del grado de invasión de estructuras vecinas. En función del grado de infiltración del seno cavernoso se clasifican en cuatro grados de Knosp, siendo el grado 0 aquel en el que no hay invasión del seno cavernoso y el grado 4 aquel en el que el tumor engloba totalmente la carótida.

¿A cuántas personas afecta el Tumor de la Hipófisis?

Los adenomas hipofisarios son la neoplasia intracraneal más frecuente (supone el 10% de los tumores del sistema nervioso central). A menudo pasan clínicamente desapercibidos y se detectan al realizar una prueba de imagen por otro motivo. Esto es lo que se denomina incidentaloma hipofisario.

Causas del Tumor de la Hipófisis

El 95% de los casos son esporádicos y la causa se desconoce. El 5% restante tiene una causa genética y están producidos por síndromes familiares complejos como la neoplasia endocrina múltiple 1 y 4, el complejo de Carney o los adenomas hipofisarios aislados familiares (FIPA).

Información documentada por:

Julia Alcazar
Joaquim Enseñat
Mireia Mora

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.