Factores de riesgo del Trastorno del Espectro Autista

Tiempo de lectura: 2 min

No hay una causa única del autismo, del mismo modo que no hay un único tipo de autismo.

Árbol genealógico

Factores genéticos. En los últimos cinco años, los científicos han identificado una serie de cambios genéticos raros o mutaciones asociadas con el autismo. Ya se han identificado más de 100 genes de riesgo de autismo. Sin embargo, en la mayoría de los casos no hay una sola mutación, sino una combinación compleja y variable de riesgo genético y de factores ambientales que influyen en el desarrollo temprano del cerebro.

El factor de riesgo más importante para el TEA es el tener uno o más familiares con TEA. Así, el riesgo de tener otro hijo con TEA está en torno al 20%, entre 10 y 20 veces más que en la población general. Y esta posibilidad aumenta aún más, si ya hay más de un hermano afectado por TEA (hasta el 50%). En los casos de gemelos que comparten el mismo material genético (monocigotos), la posibilidad de que ambos tengan un TEA es del 60%, pero llegaría al 90% si se considera la existencia de alguna afectación significativa en la capacidad de interacción social.

El autismo no lo causa una mala crianza, por lo que la comunidad médica lo entiende como un trastorno de origen biológico.

Embarazada

Factores ambientales. Pueden intervenir antes y durante el parto. Los que tienen mayor evidencia de aumentar el riesgo de autismo son:

  • Edad avanzada de los padres en el momento de la concepción (tanto de la madre como del padre).
  • Enfermedades de la madre durante el embarazo que desencadenan importantes reacciones inmunológicas.
  • Prematuridad extrema, con muy bajo peso al nacer.
  • Dificultades durante el parto, en particular aquellas en las que hay privación del suministro de oxígeno al cerebro del bebé.
  • Tratamiento para la epilepsia (tratamiento con ácido valproico durante la gestación).
  • Exposición a altos niveles de pesticidas y contaminación del aire de las madres embarazadas.

Dentro de los factores ambientales, las vacunas se han descartado como factor de riesgo de autismo.

Es importante tener en cuenta que estos factores, por sí solos, no causan autismo. Es con la combinación con factores de riesgo genéticos que pueden aumentar modestamente el riesgo.

Si bien las causas del autismo son complejas y aún no se conocen por completo, sí que se sabe con certeza que el autismo no lo causa una mala crianza, por lo que la comunidad médica entiende el autismo como un trastorno de origen biológico.

Información documentada por:
Antonia BretonesEnfermera — Servicio de Psiquiatría Infantil y JuvenilRosa Maria CalvoPsiquiatra — Servicio de Psiquiatría Infantil y Juvenil

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.