Prematuridad

Causas y factores de riesgo de la Prematuridad

Tiempo de lectura: 4 min

Aproximadamente, 1 de cada 10 mujeres gestantes presenta un parto prematuro. En nuestro entorno la prevalencia es del 6-7%, pero en países como EEUU supera el 12% de los partos.

A pesar de los cuidados antenatales,  estos porcentajes se han mantenido invariables en las últimas décadas e incluso han aumentado discretamente a causa, principalmente, del aumento de las técnicas de reproducción asistida así como de la edad materna de las gestantes. Esto provoca que haya un mayor porcentaje de gestaciones múltiples y un mayor número de inducciones del parto antes de las 37 semanas por complicaciones maternas o fetales.

Uno de los principales desafíos en el manejo de cualquier gestación es la identificación de aquellas mujeres con mayor riesgo de presentar un parto prematuro y poder aplicar estrategias terapéuticas específicas que han mostrado su utilidad en reducir el parto prematuro.

Los principales factores de riesgo de parto prematuro son:

Embarazada

Mujeres con historia de parto prematuro anterior antes de las 34 semanas. Es el factor de riesgo más importante. El número de partos prematuros y la edad gestacional en la que nacieron estos prematuros marcan el riesgo en la nueva gestación.

cirugía ginecológica, cirugía de utero

Factores uterinos. Cirugía uterina como la conización o traquelectomía; malformaciones uterinas como el útero septo o bicorne; miomas que deforman la cavidad endometrial.

Expulsión tapón mucoso, embarazo

Complicaciones de la gestación actual. Gestación múltiple; sangrado en el 2º y 3º trimestre; alteraciones del volumen del líquido amniótico (por exceso o defecto); amenaza de parto prematuro; rotura prematura de membranas; infección sistémica como la pielonefritis, neumonía y apendicitis.

Razas

Las mujeres de origen afroamericano o afrocaribeño tienen el doble de riesgo de presentar un parto prematuro que las de origen caucásico. 

Gráfica

Nutrición definida por el Índice de Masa Corporal (IMC). Las mujeres muy delgadas con un IMC inferior a 19 tienen más riesgo de prematuridad, posiblemente, en relación a la disminución del flujo uterino por mal nutrición. De igual modo, la obesidad también es considerada factor de riesgo, ya que el tejido adiposo produce proteínas inflamatorias que desencadenan el parto espontáneo. Además, estas mujeres tienen más riesgo de complicaciones maternas, como la hipertensión y diabetes, que pueden provocar que el parto se deba inducir de forma prematura.

Calendario

Período entre parto y nueva gestación inferior a 6 meses duplica el riesgo de parto prematuro.

Embarazada fumando

Tabaco y consumo otros tóxicos. Las mujeres fumadoras tienen más riesgo de parto prematuro y de retraso de crecimiento intrauterino fetal.

estrés o ansiedad

Factores sociales. El nivel socioeconómico y educacional bajo y factores psicosociales como el estrés o la depresión, aumentan discretamente el riesgo de prematuridad.

¿Cuándo acudir al médico?

Los síntomas clínicos que deben alertar del riesgo de parto prematuro son:

Además de la exploración física, en la consulta médica se realizarán diferentes procedimientos diagnósticos como una ecografía vaginal, registro cardiotocográfico o analítica sanguínea, entre otros, para descartar cualquier complicación relacionada con la prematuridad.

¿Cómo evitar la Prematuridad?

Aunque en la mayoría de ocasiones se desconoce la causa última del parto prematuro, existen una serie de recomendaciones que pueden ayudar a disminuir el riesgo de presentar un parto prematuro en una nueva gestación.

exploración básica bebé

Evaluación inicial en Unidades especializadas de Prematuridad para mejorar el resultado obstétrico en la siguiente gestación. Cualquier gestante con antecedente de pérdida gestacional más allá de las 17 semanas de gestación o antecedente de parto prematuro o rotura prematura de membranas antes de las 34 semanas debería ser derivada a Unidades de Prematuridad específicas. En estas unidades se sigue la evolución de estas pacientes con un control ecográfico seriado, valorando la influencia infecciosa en la prematuridad y ofreciendo la posibilidad de un tratamiento específico según la situación clínica (ejemplo progesterona, cerclaje uterino, pesario, antibióticos).

Embarazada

Período de al menos 12 meses entre el parto y una nueva gestación. En el caso que existan antecedentes de prematuridad.

no fumar

Dejar de fumar y evitar el consumo de tóxicos antes o en cualquier momento de la gestación. Abandonar el tabaco durante la gestación reduce el riesgo de parto prematuro hasta un 20%.

 

anemia, glóbulos rojos bajos

Corregir déficit nutricional y anemia. Es muy importante mantener unos niveles correctos de hierro, ya que la anemia en el 1º o 2º trimestre puede incrementar el riesgo de parto prematuro. Se aconseja un suplemento con hierro solo en caso de anemia.

 

Aceite, grasa

Suplementos de ácidos grasos omega-3. Es saludable seguir una dieta baja en grasas y rica en ácidos grasos omega-3, presentes en el aceite de oliva y el pescado azul, así como el consumo de frutas y verduras. Si existen antecedentes de parto prematuro se puede recomendar la administración de suplementos de ácidos grasos omega-3.

 

Yogurt

Probióticos. El consumo de lácteos ricos en probióticos puede reducir el riesgo de parto prematuro por su acción sobre la flora vaginal y la prevención de la vaginosis bacteriana.

 

Información documentada por:

Marta Arnal
Teresa Cobo
Ana Herranz
Mª Dolors Salvia
Erika Sánchez

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.