¿Qué es la Osteoporosis?

Tiempo de lectura: 5 min

La osteoporosis es una enfermedad silente, es decir, que no da ningún síntoma. Se caracteriza por una disminución del tejido óseo, lo que aumenta su fragilidad y la posibilidad de sufrir fracturas óseas. Se suele diagnosticar a raíz de una fractura ósea provocada por una caída casual de propia altura. 

Fracturas más frecuentes

Los huesos que se fracturan con mayor frecuencia son los de la cadera, la muñeca y la columna vertebral (espina dorsal). A veces, una fractura se puede producir de forma “espontánea”, al hacer un esfuerzo o toser. 

Fractura cadera

Fractura de cadera. Es frecuente que esta fractura sea la primera manifestación de la osteoporosis. Se relaciona con la edad y la suelen sufrir las personas mayores. Es una fractura grave de difícil pronóstico funcional y vital, ya que depende del estado global del paciente, del tipo de fractura y del tiempo de inmovilización. En este tipo de fractura es probable que se necesite una cirugía. Durante la recuperación se necesitará un cuidado constante, por lo que si se vive solo lo más seguro es que se deba permanecer ingresado en un centro socio sanitario. Una vez el paciente se ha recuperado de la fractura, se puede sentir dolor crónico y presentar dificultad a la hora de realizar las actividades diarias. 

Fractura vertebral

Fractura vertebral. Las fracturas vertebrales son las complicaciones más frecuentes de la osteoporosis. Estas fracturas son casi siempre espontáneas y suelen aparecer al hacer determinados gestos cotidianos como doblarse, girarse, al darse la vuelta en la cama o con un simple golpe de tos. El dolor de espalda agudo e intenso tras la fractura suele desaparecer, aunque en algunos pacientes puede persistir. La pérdida de altura debida al aplastamiento de la vértebra y la deformidad progresiva, como la cifosis dorsal o el aumento de la contractura muscular, producen dolor de espalda crónico. Este problema debe de tratarse de forma multidisciplinar y además transferir conocimientos y destrezas al paciente para que consiga reeducar su postura y manejar sus síntomas.

Fractura de muñeca

Fractura de muñeca. Las fracturas distales de radio (fracturas de Colles) suele darse en mujeres de 45 a 65 años de edad. Se produce tras una caída hacia delante al apoyar la mano. Algunos pacientes presentan un malestar prolongado, con cierto grado de incapacidad. También puede producirse alguna deformidad como resultado de una mala consolidación ósea. 

¿Es muy común?

La osteoporosis es una enfermedad frecuente en la población que aumenta con el envejecimiento y, también, con determinadas enfermedades. 

Según los resultados de la densitrometría ósea y estudios realizados a la población española, 1 de cada 3 mujeres con edad superior a los 50 años, y 1 de cada 2 mujeres mayores de 75 años tiene osteoporosis. 

La prevalencia en hombres es menor y afecta a 1 de cada 20 hombres mayores de 50 años y a 1 de cada 10 con edad superior a los 75 años. 

Cuando se consideran los antecedentes de fracturas derivadas de la osteoporosis, los porcentajes aumentan en ambos sexos. Así, se estima que 2 de cada 5 mujeres de edad superior a 50 años (40%) y 1 de cada 5 hombres (22%) desarrollarán una fractura por osteoporosis a lo largo de la vida. 

¿Qué se entiende por calidad ósea?

La osteoporosis se caracteriza por una alteración de la cantidad y calidad del tejido óseo que se relaciona con la resistencia del hueso a la fractura. Dentro del concepto de calidad ósea se engloban las características del hueso a nivel estructural, la mineralización o calcificación, las alteraciones del colágeno e incluso la reparación y cúmulo de microfracturas previas.

El desarrollo esquelético de un individuo y la adquisición de la máxima cantidad de hueso, denominado “pico” de masa ósea, se produce, especialmente, durante el crecimiento hasta los 25–30 años. Este “pico” de masa ósea alcanzado viene determinado por factores genéticos y ambientales, aunque el ejercicio físico también parece tener un papel importante.

Luego, a lo largo de la vida se produce una pérdida progresiva de la masa ósea que en la mujer es más marcada a partir de los 45–50 años, lo que coincide con la menopausia (debido a la disminución de los estrógenos). Tras ese momento, se produce una pérdida total, del orden del 20 al 30% de la masa ósea a lo largo de la vida.

Información documentada por:
Núria GuañabensReumatóloga — Servicio de ReumatologíaPilar PerisReumatóloga — Servicio de ReumatologíaCelia SauraEnfermera — Servicio de Reumatología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.