Prevención de la Neumonía

Tiempo de lectura: 3 min

En la prevención de la Neumonía Adquirida en la Comunidad (NAC) son fundamentales las siguientes medidas:

vacunación

La vacuna antineumocócica. El neumococo (Streptococcus pneumoniae) es una bacteria que tiene, aproximadamente, 98 tipos diferentes. La vacuna PCV13 protege contra 13 tipos diferentes de la bacteria neumococo y la PPSV23 protege contra 23 tipos diferentes.

La vacuna PCV13 se recomienda para las siguientes personas:

  • Todos los adultos de 65 años o mayores.
  • Los adultos de 19 años o mayores que tengan ciertas afecciones.

La vacuna PPSV23 se recomienda para las siguientes personas:

  • Todos los adultos de 65 años o mayores.
  • Los adultos de los 19 a los 64 años de edad que tengan ciertas afecciones o que sean fumadores activos.

Hay que tener en cuenta que las vacunas PCV13 y PPSV23 no se deben administrar al mismo tiempo. Si se recomiendan las dos vacunas, se debe recibir primero una dosis de la PCV13, seguida de una dosis de la PPSV23 en otra visita médica, en general al cabo de 6 meses.

vacunas, calendario, calendario vacunación

La vacuna antigripal o vacuna contra la gripe (influenza). La gripe o influenza es una enfermedad que en algunos casos puede llevar a la hospitalización y, en ciertas ocasiones, incluso provocar la muerte. En España, la epidemia gripal ocurre desde el final del otoño hasta el principio de la primavera. En general, la gripe afecta al 1–5% de la población, sin embargo, en casos de epidemia, puede llegar afectar al 40–50% de las personas mayores de 65 años.

Aproximadamente, dos semanas después de la administración de la vacuna antigripal ya se detectan anticuerpos contra el virus de la gripe. Estos anticuerpos brindan protección contra la infección con los virus incluidos en la vacuna. La vacuna antigripal puede llegar a prevenir la enfermedad en un 70–90% de las personas sanas mayores de 65 años.

La vacuna antigripal se debe administrar a todas las personas con un mayor riesgo de complicaciones (ancianos, personas con enfermedades crónicas, embarazadas) o en personas sanas que estén en estrecho contacto con personas de alto riesgo de desarrollarlas (personal sanitario).

Se recomienda a las personas alérgicas al huevo, hablar con su médico de cabecera antes de recibir la vacuna.

no fumar

Dejar de fumar. Fumar incrementa por 4 el riesgo de tener una NAC. En los pacientes jóvenes, esto aumenta el riesgo de sufrir una NAC invasiva (bacteremia). El abandono del hábito tabáquico disminuye a la mitad el riesgo de NAC en los siguientes 5 años.

Consumo de alcohol, cerveza, copa de vino

Reducir el consumo de alcohol. El consumo excesivo de alcohol está asociado con el mayor riesgo de que la neumonía sea más grave, debido a que afecta a componentes esenciales del sistema inmune. A esto se le añade que las personas alcohólicas, con frecuencia, desarrollan daño hepático, así como malnutrición, lo que  incrementa el riesgo de tener neumonía.

manzana

Asegurar un estado nutricional adecuado. La malnutrición no solo incrementa el riesgo de sufrir una neumonía, sino que incrementa el riesgo de muerte en el curso de la neumonía. Asegurar un adecuado estado nutricional es muy importante para prevenir infecciones como la neumonía.

Bebé y anciano, niños y adultos

Evitar el contacto con niños enfermos. Evitar el contacto con niños que estén enfermos, sobre todo con aquellos que tengan una infección respiratoria. Esta recomendación, sobre todo, va dirigida a las personas adultas mayores no vacunadas y que sufran de alguna enfermedad crónica que les haga más vulnerables a las infecciones.

higiene bucal, dientes, cepillo dientes

Mantener una adecuada higiene bucal. Una mala higiene bucal incrementa el riesgo de tener una neumonía. La mala higiene bucal contribuye a la formación de placa y colonización de la boca por microorganismos que pueden alcanzar los pulmones cuando ocurren microaspiraciones. La mayoría de los estudios que demuestran esta asociación entre la mala higiene bucal y el riesgo de neumonía, se han enfocado especialmente en el paciente adulto mayor y en aquellas personas que están en una residencia. Por ello, se recomienda a estas poblaciones en especial, la visita al dentista, como mínimo una vez al año.

Información documentada por:

Juan Roselló
Antoni Torres

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.