Pruebas y diagnóstico del Mieloma Múltiple

Tiempo de lectura: 3 min

El diagnóstico se realiza por medio de un análisis de sangre completo y otro de orina, en el que se detecta proteína monoclonal (denominada banda monoclonal, paraproteína o componente monoclonal). También es imprescindible un estudio de la médula ósea, mediante una punción en el esternón o en los huesos iliacos para diagnosticar el mieloma múltiple.

Tubo extracción de sangre

Análisis de sangre:

  • Hemograma completo. Para medir los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre. Si existen demasiadas células de mieloma en la médula ósea, los niveles de algunas de estas células sanguíneas están por debajo de los valores normales. El hallazgo más común es un recuento bajo de glóbulos rojos (anemia).
  • Bioquímica. Para verificar los niveles de nitrógeno de urea en la sangre (BUN) y los niveles de creatinina (Cr), albúmina, calcio y otros electrolitos.
  • Dosificación de las inmunoglobulinas. Muestran la presencia total de inmunoglobulina monoclonal del mieloma y la disminución de las inmunoglobulinas normales.
  • Electroforesis para proteínas en suero y en orina recogida en 24 horas. Para saber la cantidad de proteínas que corresponden a la inmunoglobulina anómala del mieloma.
  • Inmunofijación (en suero y orina). Aporta información sobre los diferentes tipos de cadenas pesadas y cadenas ligeras e identificar qué tipo tiene el paciente.
Extracción médula osea zona lumbar

Aspiración de la médula ósea. Este procedimiento se realiza para examinar la médula ósea. Requiere de anestesia local y consiste en la punción del hueso pélvico o del esternón para extraer una pequeña muestra de líquido de la médula ósea. Se puede sentir cierta presión durante el procedimiento, pero, normalmente, no presenta dolor. Los pacientes pueden regresar a su domicilio a las pocas horas del procedimiento.

En algunas ocasiones, se requiere una biopsia de médula ósea, que se realiza en el hueso pélvico, y que en este caso sí que se extrae un fragmento de hueso con médula ósea para su análisis.

radiografía de tórax

Radiografía de los huesos. La deterioración de los huesos, causada por las células del mieloma, puede detectarse con radiografías (seriada esquelética). Se suelen realizar una serie de pruebas de imagen que incluyen la mayoría de los huesos más importantes, lo que se llama estudio radiográfico de los huesos o del esqueleto.

Resonancia magnética

Tomografía computarizada (TC). Es una prueba que se realiza para obtener imágenes del cuerpo desde distintos ángulos y ver de forma detallada los diferentes tipos de tejidos.

Resonancia magnética

Resonancia magnética (RM).  Es una técnica que utiliza un potente imán y ondas de  radiofrecuencia para visualizar las estructuras internas del cuerpo con detalle. Ante la sospecha de mieloma o de otras complicaciones, como compresión de la médula espinal o fracturas de las vértebras de la columna vertebral, este estudio puede ser muy útil.

Información documentada por:
Carlos Fernandez-LarreaHematólogo — Servicio de HematologíaGloria GarciaEnfermera — Servicio de Hematología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.