Lupus

Preguntas frecuentes sobre el Lupus

Tiempo de lectura: 4 min

¿Qué me pasa?

¿Mi hijo tendrá lupus?

El lupus no es hereditario. Por tanto, no se debe estudiar en el recién nacido la presencia de anticuerpos. Las mujeres con lupus portadoras de anticuerpo anti-Ro pueden traspasar estos anticuerpos al bebé y presentar un lupus neonatal. En cualquier caso, esta situación es transitoria dado que los anticuerpos se eliminan al cabo de unos 6 meses.

¿Cómo se puede prevenir el Lupus Eritematoso Cutáneo o evitar que brote?

Hay varias recomendaciones a seguir como protegerse del sol; evitar el uso de máquinas de rayos UVA; dejar de fumar; suspender un medicamento que haya desencadenado el lupus.

¿Cuál es el pronóstico del Lupus Eritematoso Cutáneo (LEC)?

El pronóstico de LEC es muy variable y difícil de predecir de forma individual. Sin embargo, puede decirse que en muchos pacientes, tras una fase inicial de actividad en la que las lesiones van saliendo y pueden costar de controlar, se entra en una fase de mucha menos actividad. Finalmente, las lesiones pueden llegar a desaparecer o aparecer solo de forma ocasional y leve. Para esto, es importante realizar una protección solar estricta y evitar el tabaco.

¿Qué tratamientos hay?

¿Cuál es el tratamiento para el Lupus Eritematoso Cutáneo (LEC)?

El tratamiento del LEC puede ser de 2 tipos (que pueden combinarse entre sí en algunos casos): tópico y sistémico. En cuanto al tratamiento tópico, que es con el que se suele tratar a la mayoría de pacientes con lupus eritematoso cutáneo (LEC) sin lupus eritematoso sistémico (LES) pueden tratarse con corticoides; inhibidores de la calcineurina; corticoides intralesionales; maquillajes (útiles para disimular las cicatrices y secuelas). Respecto a los tratamientos sistémicos existen los antipalúdicos o los inmunodepresores, principalmente.

¿Qué fármacos están permitidos durante el embarazo?

Los antimaláricos (hidroxicloroquina y sulfato de cloroquina) se pueden tomar durante el embarazo y, de hecho, es recomendable no suspenderlos antes, ya que se ha relacionado con un aumento del riesgo de brote durante la gestación. El uso de dosis altas de corticoides se ha relacionado con alguna complicación como diabetes gestacional, rotura prematura de membranas o prematuridad. Sin embargo, dosis bajas son seguras. Los inmunosupresores que están contraindicados durante el embarazo por su potencial efecto de riesgo de malformaciones fetales (teratogénico) son la ciclofosfamida, metotrexato y micofenolato. La azatioprina se puede administrar durante la gestación. La aspirina y la heparina, tratamiento que se administran en algunas pacientes con anticuerpos antifosfolipídicos se consideran seguros durante la gestación. En cuanto a belimumab y rituximab, por falta de datos en mujeres embarazadas, se recomienda que no se administren si la paciente se quiere quedar embarazada.

¿Puedo tomar anticonceptivos orales?

Por la relación entre los estrógenos y la actividad del lupus y las trombosis, los anticonceptivos orales combinados (estrógenos y progestágenos) no se pueden recomendar en las pacientes con actividad moderada-grave de la enfermedad o en aquellas con anticuerpos antifosfolipídicos que se relacionan con el desarrollo de trombosis.

Vivir con la enfermedad

¿Puedo tomar el sol?

La exposición solar puede ser causa de reactivación del lupus y empeorar los síntomas. Por tanto, es aconsejable evitar la exposición a los rayos ultravioleta (UV) UVA y UVB (solares o artificiales) tanto directa como indirectamente (agua de la piscina o del mar, arena, nieve, aparatos de UVA, tubos fluorescentes), principalmente, en aquellos pacientes cuyos síntomas empeoren claramente con la misma. Estos pacientes deben aplicar en las partes expuestas una crema de protección solar y utilizar prendas de vestir adecuadas (gorras con visera y manga larga). Los filtros solares (factor de protección superior a 30) se deben aplicar, aproximadamente, una hora antes de una posible exposición solar y de nuevo tras el baño o sudoración. No olvidar que los rayos solares también están presentes los días nublados.

¿Podré seguir trabajando?

Depende del grado de severidad de la enfermedad. Algunas personas modifican sus condiciones de trabajo o incluso reducen su jornada laboral, mientras que otras continúan a jornada completa. A veces, son necesarias las bajas laborales y, si el lupus está muy activo, algunos pacientes solicitan la invalidez.

¿Cuándo tengo que consultar con el médico?

El lupus puede dar síntomas muy variados (fiebre, artritis, dolores musculares, cansancio, etc.) y eso produce una sensación de desconcierto y angustia en muchos pacientes con esta enfermedad, que los lleva a consultar con su especialista ante la mínima molestia que notan. Aunque resulte obvio, un paciente con lupus tendrá a lo largo de su vida procesos banales que se curarán con las mismas medidas que las que se aplican al resto de la población. Sin embargo, cualquier situación anormal que se prolongue más de 2 o 3 días tiene que ser consultada con el profesional que, normalmente, atiende al paciente.

Información documentada por:

Ricard Cervera
Gerard Espinosa
Neus Guasch
José-Manuel Mascaró
Luis Quintana
Irene Teixidó

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.