Líneas de investigación sobre el Linfoma

Tiempo de lectura: 1 min

El tratamiento del linfoma, como casi todo en medicina, evoluciona con el paso de los años. Los nuevos avances en el conocimiento de estas enfermedades están enfocadas a garantizar la eficacia de los tratamientos a la vez que reducir los efectos secundarios.

A pesar de que, a día de hoy, la quimioterapia convencional sigue siendo la base del tratamiento de esta enfermedad, se dispone de fármacos mucho más selectivos, como los anticuerpos monoclonales anti-CD20, que solo dañan los linfocitos B y no el resto de las células, o fármacos que bloquean proteínas cuya actividad es mucho más elevada en las células malignas que en las benignas, como los inhibidores de BTK (ibrutinib), PI3K (idelalisib) o BCL2 (venetoclax).

Finalmente, es cada vez más notorio que el sistema inmune juega un papel muy importante en la defensa del cuerpo contra el cáncer (y no solo contra las infecciones). De hecho, en la mayoría de los casos el tumor se las “ingenia” para que el sistema inmune del paciente no le ataque. Este conocimiento ha llevado al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas que no atacan directamente al tumor, sino que refuerzan al sistema inmune del paciente para que sea este el que se encargue de la enfermedad de una manera más natural.

Información documentada por:
Julio DelgadoHematólogo — Servicio de HematologíaJaume GüellEnfermero — Servicio de Hematología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.