Diagnóstico de una Infección de Transmisión Sexual

Tiempo de lectura: 2 min

En el momento que una persona es diagnosticada de una infección por VIH, sífilis, gonorrea, linfogranuloma venéreo o clamidia es importante acudir al médico (especialmente a una Unidad experimentada en infecciones de transmisión sexual (ITS) para que valore la necesidad de una actuación. Si han transcurrido menos de 72 horas y la sospecha es de VIH, se debe acudir a urgencias para valorar la necesidad de administración de profilaxis (medicación para reducir el riesgo de transmisión) frente a diferentes ITS (VIH y otras).

Si la infección es por el virus del papiloma o el virus herpes, se aconseja consultar con el médico de cabecera. Es importante saber que mientras no se tenga ningún signo o síntoma de la infección se recomienda no realizar tratamiento ni otras pruebas.

En caso de mujeres embarazadas que han tenido un contacto sexual con una persona infectada por herpes genital se tiene que avisar a la matrona o ginecólogo que controla el embarazo, ya que puede ser necesario realizar un tratamiento profiláctico antes del parto para prevenir el contagio al recién nacido.  

En cualquier caso, ante la duda de presentar alguna infección, es importante consultar con el médico de atención primaria. Para aquellas consultas menos graves, como pueden ser las verrugas genitales o condilomas, los episodios de repetición de herpes genital, las tricomonas, la pediculosis o la sarna, se puede acudir al equipo de ginecología o dermatología.

Durante el fin de semana o en periodos festivos los pacientes con sospecha de ITS son atendidos en el servicio de Urgencias.

Pruebas para diagnosticar una Infección de Transmisión Sexual

La mayoría de las pruebas que se realizan para diagnosticar una infección de transmisión sexual (ITS) son rápidas, sencillas y no dolorosas. Además, algunas, como el herpes genital, las verrugas genitales, las ladillas o la sarna se diagnostican sin necesidad de realizar ninguna prueba, simplemente, con la exploración física.

Las pruebas diagnósticas se indican teniendo en cuenta la sospecha médica, los síntomas y la conducta sexual que explique el paciente y la exploración física.

Tubo extracción de sangre

Extracción de sangre. Es útil para diagnosticar algunas ITS como la sífilis, l'hepatitis o la infección por VIH.

análisis de orina

Secreción uretral, vaginal, oral o rectal. La infección por Clamidia, gonococo, tricomonas y el linfogranuloma venéreo se diagnostican mediante una muestra de secreción uretral, vaginal, oral o rectal, o bien de secreción de una úlcera. En algunos casos una muestra de orina pueden utilizarse para diagnosticar estas infecciones.

Información documentada por:
Mercè AlsinaDermatóloga — Servicio de DermatologíaJosé Luis BlancoMédico Internista — Servicio de Enfermedades InfecciosasNúria BorrellEnfemrera — Servicio de DermatologíaIrene FuertesDermatóloga — Servicio de Dermatología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.