Incontinencia Urinaria

Pruebas y diagnóstico de la Incontinencia Urinaria

Tiempo de lectura: 4 min

En general, se sigue un protocolo diagnóstico para conocer el tipo de incontinencia de orina que tiene la paciente que incluye:

carpeta con historia clínica

Historia clínica. Se revisan los antecedentes familiares, las enfermedades que ha tenido la mujer, cómo han sido los embarazos y partos y si ha tenido algún problema ginecológico. Además, se entrevista a la paciente para conocer sus síntomas e identificar los factores de riesgo; si bebe demasiados líquidos, si ingiere bebidas estimulantes (café, té, etc.), si sigue algún tratamiento con algún medicamento que pueda causar la incontinencia, como sucede con los diuréticos, o por el contrario, retener la orina, como ocurre con los antidepresivos.

cuestionarios de síntomas

Cuestionarios de síntomas. Se contestan unos breves cuestionarios que permiten valorar los síntomas de la mejor manera posible.

estetoscopio, fonendoscopio

Exploración física. Para detectar anomalías físicas que pueden estar relacionadas con la incontinencia, así como posibles problemas asociados (cicatrices cirugías previas, hernias abdominales,  lesiones cutáneas, etc.).

análisis de orina

Análisis de orina. Se realiza para descartar una infección urinaria. Si es positivo, se identifica el germen que la causa y se aplica el tratamiento antibiótico adecuado.

registro o diario con una gota

Registro o diario miccional. El diario miccional es un registro del número de micciones, escapes de orina y bebidas que se ingieren. El diario miccional ayuda al médico a comprender mejor la incontinencia urinaria, a la vez que detectar hábitos de comportamiento susceptibles de ser modificados para conseguir una mejoría importante de los síntomas.

En función de los síntomas y de la exploración física, existen otras pruebas diagnósticas que aportan información adicional para conocer mejor la causa de la incontinencia urinaria:

ecografía

Medición de orina residual. La ecografía es un método sencillo y no doloroso que permite determinar el volumen de la orina residual, es decir, la que puede quedar en la vejiga tras realizar una micción espontánea.

estudio urodinámico

Estudio urodinámico. Es la prueba clave para el diagnóstico exacto del tipo de incontinencia urinaria y de otras disfunciones miccionales. Su objetivo es medir el funcionamiento de la vejiga mientras se va llenando de líquido y en el momento de la micción. 

ecografía

Ecografía del suelo pélvico. Es una prueba sencilla y no dolorosa que permite valorar la forma de la uretra (conducto de salida de la orina al exterior), de la vejiga, y de la musculatura del suelo pélvico.

microscopio

Cistoscopia. Permite ver el interior de la vejiga y de la uretra.

ecografía

Ecografía reno-vesical. Permite valorar la anatomía y morfología de la vejiga, las vías urinarias y los riñones, para descartar litiasis (cálculos).

¿A qué profesional consulto?

La detección (preguntar si se tienen escapes de orina) y la información sobre el problema de la incontinencia, la debe hacer cualquier profesional de la salud (médico, enfermera…). El diagnóstico del tipo de incontinencia urinaria y  la indicación del tratamiento inicial, lo puede realizar el médico de familia o el especialista en ginecología u urología general.

Dentro de la ginecología y de la urología, existen profesionales expertos en las disfunciones del suelo pélvico. El uroginecólogo es un médico especialista en ginecología o en urología, que se dedica de forma preferente o exclusiva a diagnosticar y tratar disfunciones del suelo pélvico, como la incontinencia y el descenso de órganos pélvicos (prolapso).

En muchos centros hospitalarios existen en la actualidad unidades de uroginecología (también denominadas de suelo pélvico) en las que colaboran ginecólogos, urólogos, enfermeras  y otros especialistas, con el objetivo de ofrecer una atención integral a las mujeres con estos problemas de salud.

Información documentada por:

Sònia Anglès
Montserrat Espuña
Amelia Pérez

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.