Factores de riesgo de la Incontinencia Urinaria

Tiempo de lectura: 3 min

Existen diferentes factores de riesgo que pueden precipitar o agravar la incontinencia urinaria:

Factores no modificables

ADN

Genética. Algunas mujeres nacen con una musculatura del suelo pélvico más débil o más susceptible de debilitarse. Existe mayor probabilidad de padecer incontinencia si hay antecedentes familiares. 

embarazo

Embarazo. Las hormonas liberadas durante el embarazo relajan los tejidos y producen un estiramiento de los músculos del suelo pélvico. Además, el aumento de peso a medida que crece el bebé, afecta a la musculatura del suelo pélvico a la hora de mantener la función de continencia de manera óptima.

parto

Parto. Durante el parto, los músculos del suelo pélvico que sostienen a la vejiga, la vagina y el recto, sufren el máximo estiramiento posible debido a la presión que ejerce sobre ellos la cabeza del bebé al descender hasta salir por la vagina. En algunas mujeres estos músculos y los tejidos que los rodean, pueden quedar más laxos de forma permanente, y debilitar estas estructuras que dan lugar a la incontinencia urinaria y anal.

menopausia

Menopausia. En esta etapa de la vida, debido al cambio hormonal, se pueden producir diferentes cambios que precipiten o agraven los síntomas de la incontinencia y de los demás problemas de suelo pélvico.

cirugía revisión ginecológica

Cirugía ginecológica. Una cirugía ginecológica, como una extirpación del útero (histerectomía), u otros procedimientos terapéuticos a nivel de la pelvis, como la radioterapia, pueden ocasionar alteraciones de los nervios o de las estructuras anatómicas que mantienen la continencia. Estas variaciones pueden precipitar o agravar los síntomas de la incontinencia urinaria o provocar una sensación de bulto en los genitales por el descenso de los órganos pélvicos (prolapso).

Factores modificables

báscula

Obesidad. Está demostrado que el sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para la  incontinencia urinaria por esfuerzo, debido al incremento de presión dentro del abdomen y, por tanto, sobre la vejiga. Este efecto también puede contribuir a la aparición o empeoramiento de otros problemas relacionados con el suelo pélvico, como el descenso de los órganos pélvicos (prolapso) o la incontinencia urinaria por urgencia.

estreñimiento crónico

Estreñimiento crónico. El aumento de los esfuerzos abdominales para conseguir la correcta evacuación, ejerce presión sobre las estructuras pélvicas y distensión sobre la musculatura del suelo pélvico, lo que provoca que se debilite.

Tabaco

Tabaco. Existe la evidencia de que el tabaco es un factor de riesgo para la incontinencia urinaria de esfuerzo, ya que su consumo habitual favorece la aparición de tos crónica y esta provoca un aumento de presión abdominal.

taza con contenido caliente

Estimulantes vesicales. La ingesta desmesurada de algunas sustancias (cafeína, bebidas alcohólicas, gaseosas y con edulcorantes) producen una estimulación excesiva de la vejiga, la cual cosa empeora los síntomas de urgencia miccional y aumentan las ganas de ir al baño.

Botellas de agua

Beber demasiado. La ingesta excesiva de líquidos (más de 1,5 l al día) puede condicionar la aparición o empeoramiento de la incontinencia.

mujer cargando dos bolsas

Esfuerzos físicos. Algunas de las conductas que se realizan durante el día suponen hacer esfuerzos físicos repetidos, ya sea en el trabajo, aficiones, postura corporal, etc. Esto condiciona un aumento de presión abdominal y sobrecarga de las estructuras del suelo pélvico, lo que puede precipitar o agravar los síntomas de incontinencia de esfuerzo. Tienen más riesgo, las mujeres que practican deportes de impacto, deportes de parada y arranque, pesas, flexiones, etc.

Información documentada por:
Sònia AnglèsGinecóloga — Servicio de GinecologíaMontserrat EspuñaGinecóloga — Servicio de GinecologíaAmelia PérezEnfermera — Servicio de Ginecología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.