¿Qué es la Hipercolesterolemia?

Tiempo de lectura: 4 min

El colesterol es un elemento (un “lípido” o grasa) que circula por la sangre y que el cuerpo utiliza para construir la estructura de las células y producir ciertas sustancias útiles para el organismo. En este sentido es bueno y necesario. Sin embargo, la hipercolesterolemia o aumento del nivel o cantidad de colesterol en sangre, puede ser perjudicial. Predispone al desarrollo de enfermedades cardiovasculares por depósito de placas de ateroma en las arterias (aterosclerosis) como el infarto de corazón, el ictus o la irrigación sanguínea deficiente de las extremidades.

Estos niveles de colesterol se usan como punto de referencia para valorar aspectos de salud cardiovascular o plantear la necesidad de poner medidas para disminuirlos. No hay que confundirlos con los objetivos individuales desables para cada persona que dependen de los factores de riesgo, la edad y la presencia o no de otras enfermedades.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un tipo de grasa (un lípido) imprescindible para la construcción de membranas celulares, precursor de algunas hormonas y de ácidos biliares (la bilis), así como de otros procesos vitales.

El colesterol del organismo procede de los alimentos que se ingieren y del colesterol que el hígado es capaz de elaborar por sí mismo. El hígado actúa como una estación de servicio de colesterol, sirve como depósito, y es origen y destino del colesterol que va y viene de los tejidos del organismo y las arterias de manera constante. Sin embargo, el colesterol no circula libremente por la sangre. Al ser una grasa no puede circular en un medio acuoso, al igual que el aceite no puede mezclarse con el agua. Por lo tanto, el colesterol necesita ser transportado por lo que está empaquetado en el interior de pequeñas esferas llamadas lipoproteínas que lo distribuyen por todo el organismo. Aunque en realidad solo existe un tipo de colesterol, normalmente se hace referencia a colesterol “bueno” y colesterol “malo”. Esta clasificación hace referencia a la lipoproteína que lo transporta.

En situación normal el colesterol se mantiene en el organismo en equilibrio entre la producción (tanto propia como el que proviene de la alimentación) y su eliminación por vía digestiva. Cuando hay poca cantidad en la alimentación, aumenta la producción interna y se reduce la eliminación. Es decir, el organismo está bien preparado para vivir con poco colesterol, pero no está bien preparado para destruirlo o expulsarlo de forma activa. Así, cuando a lo largo de la vida el consumo de colesterol es excesivo por una alimentación poco saludable, se va acumulando y se deposita en las arterias.

El colesterol que viaja en el interior de las lipoproteínas LDL (el colesterol malo) se filtra desde la sangre al interior de la pared de las arterias. El organismo considera perjudiciales estos depósitos de colesterol y al intentar eliminarlos se pone en marcha una reacción de inflamación que acaba formando las llamadas placas de ateroma (placas que son ricas en colesterol). Estas placas formadas en el interior de la pared de las arterias son las responsables de las enfermedades cardiovasculares.

Tipos de Hipercolesterolemia

La hipercolesterolemia se clasifica en función de su:

  • Origen:
    •  Hipercolesterolemias secundarias. Se producen cuando existe una enfermedad (como la diabetes, la obesidad, la falta de hormona tiroidea, algunas enfermedades del riñón o del hígado, entre otras); una situación (embarazo); un medicamento (algunas pastillas para el acné, anticonceptivas o cortisona, por ejemplo) o una alimentación inadecuada (rica en grasas, azúcares, alcohol). Todas estas situaciones son responsables principales de los niveles elevados de colesterol.
    • Hipercolesterolemias primarias. Se deben fundamentalmente a un defecto interno, genético, de mayor o menor importancia en los genes encargados de controlar el colesterol en el organismo. Algunos ejemplos son la hipercolesterolemia familiar, la hiperlipemia familiar combinada o la hipercolesterolemia poligénica. En muchas ocasiones las personas con hipercolesterolemias primarias presentan además causas secundarias que suben aún más los niveles de colesterol lo que hace más complejo su control.
  • Presentación. Se pueden presentar situaciones en las que únicamente estén elevados los niveles de colesterol (hipercolesterolemia pura), o en otras ocasiones estos se asocian también a un ascenso de triglicéridos (hiperlipemia o dislipemia mixta), o a niveles bajos de colesterol bueno o HDL.  

¿A cuántas personas afecta la Hipercolesterolemia?

Es difícil establecer la prevalencia de las enfermedades del colesterol. Los niveles de colesterol elevedos varían según la edad y el sexo. También según el origen racial o étnico o, incluso, el ámbito cultural o sanitario. En términos generales, si se tienen en cuenta los “niveles ideales” de colesterol, se estima que 1 de cada 2 personas no los tienen. Un 5-20% de la población tiene niveles de colesterol por encima de 240-250 mg/dl; 1 de cada 250 personas tiene una hipercolesterolemia familiar y más de un 50-80% de ellas no lo saben. Y, aproximadamente, un 1-5% de la población puede tener una hiperlipemia familiar combinada.

Información documentada por:

Antonio J. Amor
Daniel Zambón
Emilio Ortega
Gemma Yago
Violeta Moizé

Publicado: 2 de octubre del 2018
Actualizado: 2 de octubre del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.