Síntomas de la Hepatitis Vírica

Tiempo de lectura: 2 min

Cuando una persona se infecta por uno de estos virus se puede producir una hepatitis aguda que se manifiesta de forma inicial con una clínica similar a la de una gripe con cansancio, fiebre y dolores musculares. Puede ir acompañada de síntomas gastrointestinales como diarrea, náuseas o malestar gástrico y finalmente puede desarrollarse una clínica específica de hepatitis con la aparición de:

Coloración amarilla de la piel y mucosas, ictericia

Coloración amarilla de la piel y mucosas (ictericia).

Coloración oscura de la orina, coluria

Coloración oscura “color Coca Cola” de la orina (coluria).

color blanquecina de las heces, acolia

Color blanquecina de las heces (acolia).

Si la infección se cronifica suele tener pocos síntomas. En algunos pacientes produce déficit de concentración, cansancio, molestias en el abdomen y solamente en caso de enfermedad avanzada (cirrosis) puede haber cúmulo de líquido en las piernas o en el abdomen, así como ictericia. Otros pacientes no presentan ningún tipo de síntomas y, por lo tanto, hacen una vida totalmente normal.

El hecho de que las hepatitis causadas por virus son con frecuencia asintomáticas, pone de manifiesto la relevancia de hacer controles analíticos periódicos y, en caso de alteración de los análisis del hígado o de antecedentes de factores de riesgo de transmisión, descartar la presencia de hepatitis.

Información documentada por:

Concepció Bartres
Sergio Rodríguez
Xavier Forns
Zoe Mariño

Publicado: 20 de septiembre del 2018
Actualizado: 20 de septiembre del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.