Síntomas de la Esclerosis Múltiple

Tiempo de lectura: 3 min

Los síntomas son muy amplios, ya que la enfermedad puede afectar a cualquier área de la sustancia blanca del Sistema Nervioso Central (SNC). La mayoría de las personas con esclerosis múltiple suele presentar alguno de los síntomas. Estos no solamente varían entre distintas personas, sino también en un mismo paciente durante el transcurso de la enfermedad.

Prueba visual

Alteración de la agudeza visual. Dolor al mover el ojo, seguido de la pérdida progresiva de visión y alteración de los colores (neuritis óptica por lesión del nervio óptico).

visón doble

Visión doble (diplopía). Provoca que el paciente tenga que taparse un ojo o que tenga la sensación de que el entrono se mueve (oscilopsia) a causa de la afectación del tronco cerebral.

Hormigueo

Trastornos sensitivos. Hormigueo o debilidad en una o más partes del cuerpo que puede ir acompañada de sensación de opresión (sensación de una banda o faja) en el tronco a causa de una lesión medular. En ocasiones, es una sensación de descarga eléctrica en la espalda y miembros al flexionar el cuello (síndrome de Lhermitte) producido por una lesión a nivel medular, o descargas eléctricas dolorosas localizadas por alguna parte de la cara (neuralgia del trigémino), por una lesión en el tronco cerebral.

Trastornos motores

Trastornos motores. Debilidad en una o más partes del cuerpo de manera aislada o asociado a alteraciones sensitivas por afectación cerebral o medular.

Falta de coordinación o marcha inestable, ataxia

Falta de coordinación o marcha inestable (ataxia). Por afectación del cerebelo y/o tronco cerebral. En ocasiones, aparece sensación de vértigo y dificultad para articular las palabras.

Incontinencia urinaria en una mujer

Alteración de los esfínteres. Son frecuentes durante la evolución de la enfermedad. Están relacionados con la urgencia miccional que da lugar a escapes de orina o dificultad para iniciar la micción.

En las formas progresivas, las presentaciones clínicas más habituales son:

Debilidad ambas piernas

Trastorno de debilidad en ambas piernas (paraparesia). Con frecuencia es una debilidad asimétrica y suele ir acompañada de alteraciones sensitivas. Con el tiempo, aparece alteración de esfínteres (fundamentalmente urinario).

Debilidad en brazo y pierna

Debilidad en el brazo y la pierna del mismo lado (hemiparesia). Aunque una extremidad está más afectada que la otra. También puede ir acompañado de alteraciones sensitivas.

Falta de coordinación o marcha inestable, ataxia

Falta de coordinación o marcha inestable (ataxia). Por afectación del cerebelo y/o tronco cerebral. En ocasiones, aparece sensación de vértigo y dificultad para articular las palabras.

Deterioro cognitivo, hombre con interrogante

Alteraciones cognitivas. A la hora de mantener la atención o en aquellas habilidades que implican planificación, se presentan durante el transcurso de la enfermedad.

cerebro, causa degenerativa, demencia

Afectación de varios sistemas funcionales neurológicos. A pesar de que durante la evolución de la enfermedad se pueden ver afectados los diferentes sistemas funcionales neurológicos (motor, sensitivo, cerebeloso, tronco del encéfalo, visual, esfinteres y mental), solo en los casos más evolucionados existen alteraciones que implican una combinación de varios de estos sistemas funcionales.

Aparición de fatiga

Fatiga. De causa desconocida, no está relacionada con la actividad inflamatoria de la enfermedad. Las alteraciones afectivas como la ansiedad, depresión y los problemas del sueño inciden de manera negativa en la fatiga.

Información documentada por:

Ana Hernando
Albert Saiz

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.