Tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Tiempo de lectura: 9 min

La piedra angular del tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es el abandono del hábito tabáquico y la adopción de hábitos saludables generales como seguir una alimentación equilibrada y realizar de manera regular actividad física. También es importante evitar ambientes que irriten las vías aéreas como zonas con humos, la contaminación, bajas temperaturas, entre otras. 

Los objetivos generales del tratamiento de la EPOC se resumen en: 

  • Reducir los síntomas crónicos de la enfermedad; 
  • Disminuir la frecuencia y gravedad de las agudizaciones; 
  • Mejorar el pronóstico. 

Se deben alcanzar tanto los beneficios a corto plazo; control de la enfermedad, como los de medio y a largo plazo; reducción del riesgo de agudizaciones, caída acelerada de la función pulmonar o muerte.

La bullectomía, la reducción de volumen pulmonar y el trasplante pulmonar son las intervenciones quirúrgicas que se pueden practicar en pacientes con EPOC muy seleccionados. Estos tratamientos pueden proporcionar mejorías en algunos casos, incluyendo una mejora de la capacidad funcional y de la calidad de vida.

bullectomia, operación de pulmón

Bullectomia. Es un procedimiento quirúrgico indicado desde hace años para el enfisema bulloso. Una de las consecuencias de la EPOC es el “atrapamiento aéreo”. Las dificultades en el movimiento del aire durante la fase de espiración provocan que el pulmón no se vacíe adecuadamente y quede un remanente de aire que, en condiciones normales, sería exhalado, es decir, este aire queda “atrapado”. Este “atrapamiento aéreo” suele ser difuso, aunque en algunos casos es irregular y es más grande en unas zonas que en otras. Este fenómeno explica las bullas (o “burbujas” de aire atrapado).

En casos extremos, en algunas bullas se produce una especie de sistema valvular que permite la entrada de aire con la inspiración, pero no la salida durante la espiración. Estas bullas pueden llegar a ser muy grandes.

Actualmente, hay evidencias que demuestran que en algunos pacientes con EPOC grave y bullas gigantes, la bullectomía resulta beneficiosa. Resecar una bulla gigante descomprime el parénquima pulmonar adyacente y permite reducir el ahogo y dificultad para respirar (disnea) y mejorar la función pulmonar.

cirugía de pulmón, operación de pulmón, reducción pulmón

Cirugía reductora de volumen pulmonar. Una vez optimizado el tratamiento médico, la cirugía de reducción de volumen pulmonar puede ser una opción terapéutica en pacientes seleccionados con EPOC y predominio de enfisema.

Los mejores candidatos para la cirugía de reducción de volumen son aquellos con enfisema de predominio en lóbulos superiores y con baja capacidad de ejercicio.

Los resultados de un amplio estudio  sobre más de 1.200 pacientes con enfisema grave mostraron que la cirugía de reducción de volumen tiene un efecto significativo aunque transitorio sobre el nivel de síntomas o el empeoramiento de la calidad de vida, lo que indica que tiene fundamentalmente un papel paliativo.

cirugía bisturí

Trasplante pulmonar. El trasplante pulmonar se lleva realizando desde hace más de 30 años en pacientes con EPOC en fase terminal. La EPOC es la indicación principal para el trasplante del pulmón. Pero aunque esta intervención ha mostrado en pacientes con EPOC un impacto claramente positivo en la función pulmonar, la capacidad de ejercicio y la calidad de vida, el beneficio en términos de aumento de supervivencia es incierto. Sin embargo, evidencias indirectas y convincentes muestran que cuando se aplican criterios apropiados de selección de pacientes para el trasplante, mejora la calidad de vida tras el trasplante y también la supervivencia. 

El trasplante de pulmón puede plantearse en pacientes de menos de 65 años y EPOC avanzada. Los criterios que debe reunir el paciente candidato a trasplante pulmonar según la Guía internacional son un índice BODE de 7 a 10, o algunos de los siguientes: historia de ingresos hospitalarios por descompensación e insuficiencia respiratoria aguda, hipertensión pulmonar y una baja capacidad pulmonar. 

Hombre con asistencia respiratoria

Oxígeno domiciliario. Existe evidencia científica de que la administración de oxígeno durante más de 15 horas al día mejora la supervivencia de los pacientes con EPOC que presentan una insuficiencia respiratoria crónica (con valores bajos de oxígeno en sangre arterial -PaO2-).

realizar ejercicio físico de forma regular

Rehabilitación. El ejercicio es uno de los pilares básicos del tratamiento de la EPOC, por lo que el paciente debe cambiar sus hábitos y evitar el sedentarismo. Hay estudios que demuestran que programas de rehabilitación que incluyen múltiples elementos (entrenamiento al ejercicio, educación terapéutica…) con intervenciones interdisciplinares mejoran los síntomas, la calidad de vida y tienen impacto en los ingresos hospitalarios. No obstante, no hay trabajos que muestren la manera de escalar estos programas de manera que puedan extenderse a toda la población de pacientes con EPOC.

Por otra parte, los pacientes que han realizado entrenamiento a lo largo del tiempo van perdiendo los beneficios obtenidos, por lo que es necesario realizar programas de refuerzo. 

Los programas de rehabilitación son muy importantes para grupos seleccionados de pacientes como, por ejemplo, los candidatos a un trasplante pulmonar o pacientes relativamente jóvenes con mala respuesta al tratamiento. En algunos casos, se han planteado programas de rehabilitación domiciliarios.

Información documentada por:
Núria SeijasEnfermera — Dispositivo de Hospitalización a DomicilioNéstor SolerNeumólogo — Servicio de Neumología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.