La diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura, excepto la diabetes gestacional que tiende a desaparecer cuando nace el bebé. Los tratamientos han mejorado mucho en los últimos años y se sigue investigando para buscar estrategias de prevención y nuevos tratamientos.

El tratamiento dependerá del tipo de diabetes que se tenga, y este puede ser la administración de insulina o la toma de medicamentos orales. Además, es importante seguir un plan de alimentación saludable, mantener un peso adecuado y la realización de actividad física. 

Es importante destacar las diferencias entre los tipos de diabetes y sus tratamientos.

Diabetes Tipo 1

Las personas con diabetes mellitus tipo 1 han de:

  • Inyectarse insulina para poder vivir.
  • Realizar una monitorización de la glucosa.
  • Seguir un plan de alimentación equilibrado.
  • Realizar actividad física de forma regular.

Diabetes Tipo 2

El tratamiento puede variar en función de la fase en que se haya diagnosticado la enfermedad y de su evolución. Por lo tanto, habrá personas con diabetes mellitus tipo 2 con diferentes modalidades de tratamiento:

  • Seguir un plan de alimentación saludable que ayude a controlar el peso corporal, junto con la realización de actividad  física regular (más de 150 minutos a la semana) y fármacos orales. 
  • Si con el primer tratamiento no es suficiente, se añadirán nuevos fármacos orales o inyectables. 
  • Si con el segundo tratamiento no es suficiente, quizás se deberá añadir insulina al tratamiento. La frecuencia de la monitorización de la glucosa dependerá del tipo de tratamiento. 

Diabetes Gestacional

El tratamiento se basa en:

  • Seguir un plan de alimentación saludable.
  • Realizar actividad física regular.
  • Monitorización de la glucosa antes de las comidas y una hora más tarde.

Si con este tratamiento no se consiguen los objetivos de control de glucosa deseados, se añadirá insulina, ya que no se pueden dar fármacos hipoglicemiantes durante la gestación. 

Inyección de insulina

En el caso de la diabetes tipo 1, el tratamiento farmacológico siempre es insulina desde el diagnóstico de la enfermedad. 

Pastillas con rayas verdes y blancas

En el caso de la diabetes tipo 2, el tratamiento farmacológico variará en función del diagnóstico y la evolución de la enfermedad. 

Mujer embarazada

En el caso de la diabetes gestacional, el tratamiento farmacológico si es necesario será siempre insulina por la contraindicación de los fármacos orales. 

En general, todas las personas, con diabetes o sin ella, deben seguir un plan de alimentación sano, variado y equilibrado con el objetivo de:

Báscula con peso correcto

Mantener un estado nutricional y peso adecuado. 

Dedo y glucómetro

Ayudar a controlar la glucemia. 

Colesterol taponando una arteria

Prevenir factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, y los niveles de colesterol altos. 

El plan de alimentación se tiene que personalizar según la edad, la actividad, los horarios, el peso corporal y las preferencias de la persona con diabetes.

  • Mantener un estado nutricional y peso adecuado

Para seguir un plan de alimentación saludable hay que tomar alimentos de todos los grupos: leche, frutas, verduras y/o ensaladas, harinas, alimentos proteicos y grasas. Las cantidades de leche, fruta y verdura son recomendables para todas las personas, independientemente de la edad y del peso corporal. Las cantidades de farináceos, alimentos proteicos y grasas se tienen que individualizar según el peso corporal y la actividad física.

Yogurt

Lácteos: 2-3 veces al día, preferentemente desnatados o semidesnatados.

Naranja

Fruta: 2-3 piezas al día.

Alcachofa, verdura

Verdura. La verdura es recomendable para todas las personas, independientemente de la edad y el peso corporal.

Harina, pan, hidratos, harináceas

Harinas. Las harinas son el pan, las tostadas, la pasta, las patatas y las legumbres, los guisantes, la sémola...etc. Las cantidades diarias se establecerán según el peso corporal y la actividad física habitual.

Aceite, grasa

Grasas. Los alimentos que contienen grasas son los más calóricos, tanto si la grasa es vegetal como animal. La diferencia radica en que la grasa animal (mantequilla, crema de leche y nata y el contenido en carnes, embutido, queso...) es muy rica en colesterol y grasa saturada.

Grasas de origen vegetal (aceites de oliva y frutos secos). La grasa vegetal es más saludable, excepto los aceites de coco y de palma. Se recomienda utilizar aceite de oliva para cocinar y aliñar. La margarina es una grasa vegetal, pero se comporta como si fuera una grasa saturada. Se aconseja la ingesta de 30 gr de frutos secos al día.

Grasas de origen animal (nata, mantequilla, crema de leche, mayonesa, manteca y la que se encuentra en bollería y pastelería industrial). Hay que evitar el consumo habitual porque son alimentos ricos en colesterol y grasas saturadas.

Una cucharada sopera de aceite contiene unas 100 calorías, igual que una pastilla de mantequilla individual. Las personas con exceso de peso tienen que controlar el tipo y la cantidad de grasas que consumen de manera diaria y evitar las cocciones que utilizan mucha cantidad de aceite, como los rebozados o los fritos. Las personas con un peso correcto tienen que controlar el tipo de grasa pero no la cantidad diaria. 

Carne

Alimentos proteicos (carne, pescado, aves, quesos y embutidos). Las porciones recomendadas de carne son 100 gr y si es posible elegir las más magras (pollo sin piel, conejo, etc.), porque contienen menos colesterol y menos grasas saturadas. Se tiene que aumentar el consumo de pescado, tanto blanco como azul y las porciones recomendadas son de 150 gr.

Una variedad de patrones de alimentación son aceptables para el tratamiento de la diabetes. Uno de los que ha demostrado beneficios para la salud (prevención de la diabetes tipo 2 y reducción de acontecimientos cardiovasculares) es el de la dieta mediterránea.

Botella de agua

Bebidas. Se puede consumir libremente agua, gaseosa, infusiones, café y bebidas light.

Bebidas azucaradas

Refrescos. Se desaconseja el consumo de refrescos que contengan azúcar, zumos o néctares de fruta, batidos, etc. Una lata de refresco con azúcar trae el equivalente a cuatro sobres de azúcar.

Las personas con diabetes tienen que controlar la aportación de los alimentos ricos en hidratos de carbono -denominados también carbohidratos, glúcidos o azúcares- en cada comida, puesto que son los alimentos que tienen un efecto directo sobre la glucosa en sangre.

El vaso medidor es un instrumento que permite medir e intercambiar los alimentos del grupo de las HARINAS: patatas, pasta, guisantes, habas, cuscús, legumbres (lentejas, garbanzos y judías blancas), arroz y pan.

La principal ventaja de medir e intercambiar estos alimentos, una vez ya cocidos, y poderlos cambiar por trozos de pan de 40 gramos es que permite de una manera cómoda:

  • Variar los menús de forma equivalente
  • Adaptar el plan de alimentación que le recomienden al menú familiar/laboral

¿Cómo utilizar este medidor?

Según el número de raciones del grupo de las HARINAS que le hayan recomendado en su plan de alimentación podría realizar, por ejemplo, los siguientes intercambios de alimentos.

Es muy importante diseñar un plan de alimentación adaptado a las necesidades, hábitos dietéticos, horarios y actividad de cada persona. Así como también facilitar los conocimientos y habilidades necesarias para variar los menús de manera equivalente. El web de Diabetes a la carta es un recurso donde encontrar equivalencias y menús adaptados al sistema de raciones. 

La actividad física adaptada a las posibilidades de cada persona y practicada de una manera regular puede contribuir de manera muy positiva a controlar bien la diabetes, a reducir los factores de riesgo vascular (obesidad, colesterol...) e influir de manera positiva en la sensación de bienestar físico y mental.

El ejercicio tiene funciones diferentes según el tipo de diabetes que se tenga.

  • En el caso de la diabetes tipo 1, el ejercicio es sencillamente recomendable para mantener un buen estado físico.
  • En el caso de la diabetes tipo 2, el ejercicio constituye una parte importante del tratamiento, del mismo modo que lo son la alimentación o la medicación (pastillas o insulina), asegurando un mínimo de 150 minutos a la semana.

La realización de ejercicio tiene que estar planificada, previamente, para evitar un descenso excesivo de glucosa en la sangre (hipoglucemia), sobre todo en aquellos casos en que la persona está tratada con insulina y algún tipo de fármaco que pueda producir hipoglucemias. En cualquier caso, se recomienda consultar con el equipo de salud sobre el tipo de ejercicio a realizar, así como su frecuencia, duración e intensidad.

Todos estos aspectos son importantes antes de empezar cualquier tipo de actividad física, así como el reajuste del tratamiento antes, durante y después del ejercicio.

En el web Diabetes a la carta puedes encontrar aspectos y vídeos relacionados con diferentes tipos de ejercicios. 

¿Qué es la glucemia capilar?

Es la técnica que permite saber qué nivel de azúcar tenemos en la sangre, y se hace mediante una gota de sangre capilar que se introduce en el medidor que da el nivel de glucemia. De este modo se sabe si la glucemia es correcta, alta o baja.

¿Qué necesito? 

Glucómetro

Un aparato de medición (glucómetro). 

Pinchazo en el dedo anular

Lancetas para poder pinchar el dedo. Mejor si se tiene un punzón automático. 

Tiras reactivas azúcar

Tiras reactivas adecuadas al medidor.

Kleenex

Algodón o pañuelos de papel. 

Papeles

Libreta de control o aplicaciones móviles para poder anotar los resultados.

¿Cada cuánto me tengo que hacer la glicemia capilar?

El número de glicemias capilares varía en función del tipo de tratamiento de la diabetes.

  • En el caso de la Diabetes tipo 1, desde el inicio se requiere como mínimo 3 o 4 veces al día y aprender a interpretar los resultados para ajustar la insulina según los niveles de azúcar y la ingesta de alimentos ricos en hidratos de carbono.
  • En el caso de la Diabetes tipo 2, en función del tratamiento se aconseja un número determinado de glicemias capilares. Es posible que la diabetis tipo 2 no requiera realizar determinaciones de glucemia capilar.
    hola
       
       
       

     

Frecuencia de autoanálisis en la persona con diabetes según las recomendaciones de la Sociedad Española de Diabetes (excepto en la gestación)

Tipo de tratamiento Control glucémico estable Control glucémico inestable
Medidas no farmacológicas 0 1/día o 1 perfil semanal
Fármacos que no provocan hipoglucemias 0 1/día o 1 perfil semanal
Fármacos que sí provocan hipoglucemias 1/semana 1/día o 1 perfil semanal
Insulina basal 3/semana 2-3/día
Insulina bifásica o intermedia en 2-3 dosis 1-3/día 2-3/día + 1 perfil semanal
Terapia basal-bolo 3-4/día + 1 perfil semanal 4-7/día
Bombas de infusión de insulina 4-10/día Individualizar
  • ¿Cómo se realiza la glucemia capilar?

Higiene de manos

Lavarse las manos con agua y jabón. Enjuagarse bien las manos. No es necesario usar alcohol, solo en caso de no poderse lavar las manos. En este caso, pasar 5 veces el algodón por el dedo, de manera especial si se ha tocado fruta o alimentos dulces.

Pinchazo en el dedo anular

Elegir la parte lateral del dedo para pinchar. Evitar la pulpa de los dedos, que es la parte más sensible al dolor.

Dedo y glucómetro

Seguir los consejos del profesional para utilizar correctamente el aparato de medida y poner de manera adecuada la gota de sangre en la tira reactiva.

Papeles

Anotar el resultado en la libreta de control de la diabetes. Las libretas de control son un registro útil para anotar las glucemias, así como la medicación ingerida o inyectada, y las posibles incidencias. La libreta de control es también un vínculo para la comunicación con el equipo de salud.

Ipad, móvil, aplicación, app

Aparte de la libreta de control, actualmente los dispositivos móviles disponen de multitud de aplicaciones que hacen la función de libreta, facilitando su almacenamiento y con diferentes funciones de análisis de resultados. También existen aplicaciones para contar las raciones de hidratos de carbono.

Libreta control básica apta para todas las personas con diabetes PDF - 44 KB
Descargar
Libreta control para personas con tratamiento con múltiples dosis de insulina PDF - 47 KB
Descargar
Libreta control para personas en tratamiento con infusor de insulina PDF - 47 KB
Descargar

La colaboración entre la persona con diabetes y la familia y el equipo de salud es imprescindible para optimizar el tratamiento y, al mismo tiempo, para poderlo integrar en su actividad cotidiana de hábitos dietéticos, horarios y actividad habitual.

La educación terapéutica en diabetes es un proceso de aprendizaje que facilita los conocimientos y las habilidades necesarias a las personas con diabetes y a la familia, para poder tomar decisiones sobre el tratamiento y ser capaces de:

Dedo y glucómetro

Entender qué es la diabetes y las bases del tratamiento.

Inyección de insulina

Aprender las técnicas de glucemia capilar y de administración de insulina.

Glucómetro, flecha, azúcar alto

Prevenir y saber actuar ante las complicaciones agudas (hiperglucemia e hipoglucemia).

Horario de comidas

Adaptar el plan de alimentación al horario y a la actividad habitual.

no fumar

Prevenir factores de riesgo vascular: tabaco, colesterol, hipertensión, etc.

Riesgo en el pie

En personas con riesgo, prevenir lesiones en el pie.

Calendario

Ir a las revisiones periódicas.

Revisión ok, calidad de vida, hombre

Comprender que un adecuado control de la diabetes aporta calidad de vida.

Información documentada por:

Enric Esmatjes
Margarida Jansà
Daría Roca
Mercè Vidal
Irene Vinagre

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.