Pronóstico de la Cardiopatía Isquémica

Tiempo de lectura: 1 min

El pronóstico del paciente con cardiopatía isquémica es muy variable en función del momento y de la extensión de la enfermedad. En el momento de un infarto agudo, el pronóstico depende fundamentalmente de la aparición de arritmias y de la rapidez en la instauración del tratamiento, por lo que es imprescindible no demorar la consulta sanitaria para mejorar el pronóstico.

El pronóstico depende del área del corazón afectada y de la posibilidad de reparación de las lesiones de las arterias. Hay muchos pacientes que con un tratamiento correcto pueden no tener síntomas en el futuro, mientras que la esperanza de vida de otros puede quedar acortada.

Para mejorar el pronóstico, lo más importante es llevar un estricto control de los factores de riesgo cardiovascular. Tras un tratamiento inicial correcto, es el paciente quien debe responsabilizarse de su enfermedad y hacer todo lo que está en su mano para corregir las situaciones que puedan empeorar su condición.

Información documentada por:
Marta FarreroCardióloga — Servicio de CardiologíaManel SabatéCardiólogo — Servicio de Cardiología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.