Tratamiento del Cáncer de Pulmón

Tiempo de lectura: 8 min

Una vez diagnosticado el cáncer de pulmón un comité multidisciplinar evalúa cada caso de manera individual, para ofrecer el tratamiento con mayor posibilidad de curación.  

El comité está formado por todos los profesionales directamente vinculados con el proceso diagnóstico y de tratamiento de la enfermedad, como neumólogos, radiólogos, especialistas en medicina nuclear, patólogos, radioterapeutas, oncólogos, cirujanos torácicos y enfermera de procesos de pulmón.

Una vez consensuado, el médico responsable se encarga de comunicar la decisión al paciente y explicarle el tratamiento.

El tipo de tratamiento se establece en función de los siguientes factores:

Existen varios tipos de abordajes terapéuticos en el cáncer de pulmón que pueden realizarse de forma individual o combinados, según el grado de extensión de la enfermedad y las características biológicas del tumor:

  • Tratamiento quirúrgico
  • Tratamiento no quirúrgico: quimioterapia y radioterapia
  • Nuevas terapias
  • Tratamiento paliativo

El objetivo de la cirugía es eliminar por completo todas las células tumorales y curar la enfermedad. La ubicación y el tamaño del tumor pulmonar determinan la extensión de la cirugía. Según el caso, se complementa con quimioterapia y/o radioterapia. La cirugía ofrece las máximas posibilidades de curación y  está indicada para pacientes en etapas precoces y que tienen un estado de salud general bueno. Alrededor del 30% de los pacientes con cáncer de pulmón, pueden beneficiarse del tratamiento quirúrgico.

Tras la decisión quirúrgica se valora el tipo de cirugía a practicar:

Lobectomía

Lobectomía. Procedimiento quirúrgico que consiste en la extirpación del lóbulo pulmonar que contiene el tumor. El pulmón derecho está dividido en tres lóbulos (superior, medio e inferior) y el izquierdo en dos lóbulos (superior e inferior). La lobectomía, junto con la extirpación de los ganglios, es el tratamiento estándar para los estadios iniciales de cáncer de pulmón.

Neumonectomía

Neumonectomía. Procedimiento quirúrgico que consiste en la extirpación de todo el pulmón. Esta cirugía se realiza en tumores localizados en los bronquios o vasos principales del pulmón, o cuando el tumor afecta a más de un lóbulo del pulmón.

Segmentectomía

Segmentectomía. Cada lóbulo pulmonar está a su vez compuesto de varios segmentos. Cuando el tumor es pequeño y está situado en la parte más periférica del pulmón, puede extirparse el segmento afectado y conservar el resto del lóbulo.  Se realiza en pacientes con tumores benignos o de baja malignidad, con metástasis pulmonar de cáncer originado en otro órgano, o en aquellos pacientes que por sus condiciones no toleran una resección de pulmón más amplia.

Resección sublobar atípica

Resección sublobar atípica. Consiste en la extirpación de una parte del lóbulo pulmonar afectado. Se realiza en pacientes con tumores benignos o de baja malignidad, con metástasis pulmonar de cáncer originado en otro órgano, o en aquellos pacientes que por sus condiciones no toleran una resección de pulmón más amplia.

Como cualquier otra cirugía, la del cáncer de pulmón comporta riesgos y complicaciones. Algunos de los más comunes son:

  • Infección
  • Acumulación de aire entre el pulmón y la pared del tórax (cavidad pleural) que puede causar colapso del pulmón (neumotórax a tensión)
  • Sangrado (hemorragia)
  • Abertura tubular entre un bronquio y la cavidad pleural que produce la filtración de aire o líquido en el área quirúrgica (fístula broncopleural)
  • Acumulación de pus en la cavidad torácica (empiema)

Es posible que existan otros riesgos en función del estado de salud de la persona. Es importante consultar cualquier duda con el equipo médico antes del procedimiento.

Quimioterapia

La quimioterapia es el tratamiento aplicado con más frecuencia en el cáncer de pulmón. La quimioterapia se administra, generalmente, de forma endovenosa, aunque en algunos casos puede administrarse por vía oral.

La quimioterapia inhibe el crecimiento de las células en división, tanto de las células tumorales como de las sanas, de ahí que puedan aparecer síntomas asociados al tratamiento, los denominados efectos adversos o efectos secundarios.

La quimioterapia puede administrarse en combinación de dos fármacos (poliquimioterapia) o de un fármaco (monoterapia). Entre los fármacos más utilizados se encuentran los derivados del platino (cisplatino y carboplatino), antifolatos (pemetrexed), los taxanos (paclitaxel y docetaxel), vinorelbina, gemcitabina y etopósido.

El número de ciclos depende de cada contexto y estadio tumoral, aunque por lo general se administran de 4 a 6 ciclos de tratamiento. Durante el tratamiento se realizan diferentes pruebas para evaluar si este es efectivo.

Radioterapia

La terapia por radiación o radioterapia administra rayos X de alta energía para destruir las células cancerosas. Tiene muchos usos en cáncer pulmonar y puede administrarse de forma única o en combinación con la quimioterapia para reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía, eliminar la células cancerosas después de la cirugía o para tratar el cáncer pulmonar que se ha diseminado fuera de pulmón, como el cerebro o los huesos.

Existen diferentes efectos secundarios al tratamiento que dependen del tipo específico de la quimioterapia administrada. Es muy importante que el médico informe sobre ellos antes del inicio del tratamiento.

Entre los síntomas que pueden aparecer se encuentra: cansancio (astenia), cambio en el gusto de los alimentos, náuseas, vómitos, caída de pelo, inflamación de la mucosa de la boca, fiebre, estreñimiento/diarrea, dolor abdominal y muscular, urticaria y lesiones en las uñas. Ante cualquier duda, es recomendable consultar con su equipo médico. 

La radioterapia puede estar asociada a una irritación cutánea, inflamación de la mucosa esofágica (esofagitis - dificultad para tragar) y cansancio. La neumonitis o inflamación del tejido pulmonar puede aparecer meses después de haber completado el tratamiento.

En los últimos años, se han producido avances muy significativos en el tratamiento del cáncer de pulmón con la incorporación de nuevos fármacos biológicos dirigidos a dianas específicas de las células tumorales, como los fármacos dirigidos al receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), al receptor de la cinasa del linfoma anaplásico (ALK) o al factor de crecimiento derivado del endotelio vascular (VEGF).

A diferencia de lo que ocurre con la quimioterapia, muchos de estos tratamientos son de administración oral y tienen mejor tolerancia. Para saber si puede ser tratado con alguno de estos tratamientos biológicos, se realiza un estudio molecular en la muestra de tumor que determina la probabilidad de respuesta al tratamiento.  

El tratamiento con inmunoterapia es una nueva estrategia que ha demostrado ser efectiva en el cáncer de pulmón. Consiste en la administración endovenosa de una terapia biológica que incrementa la capacidad del sistema inmunológico para reconocer y destruir  el tumor.

En la actualidad, existen diversas investigaciones clínicas con inmunoterapia que en un futuro podrán ser utilizadas para tratar el cáncer de pulmón.

El cáncer va asociado a una amplia variedad de problemas físicos, pero también emocionales. El tratamiento del cáncer de pulmón debe abarcar todos estos aspectos.

Diversos estudios han demostrado que el tratamiento paliativo, no solo mejora la calidad de vida en los pacientes con cáncer de pulmón avanzado, sino que, también, pueden ayudar a los pacientes a vivir más tiempo.

Los cuidados paliativos ayudan a aliviar los síntomas como el dolor, la angustia emocional y espiritual de los pacientes y de sus familias.

Información documentada por:
Ramon Mª MarradesNeumólogo — Servicio de NeumologíaLaureano MolinsCirujano Torácico — Servicio de Cirugía TorácicaNoemí ReguartOncóloga — Servicio de OncologíaMari Carmen RodríguezEnfermera — Servicio de OncologíaDavid SánchezCirujano Torácico — Servicio de Cirugía TorácicaNúria ViñolasOncóloga — Servicio de Oncología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.