Vivir con Cáncer de Piel

Tiempo de lectura: 4 min

Después del tratamiento el paciente debe hacer controles rutinarios con el objetivo de detectar posibles apariciones, reconocer nuevos tumores de piel (tanto melanomas como no melanomas), evaluar y tratar las complicaciones relacionadas con el tratamiento y ofrecer apoyo psicológico e información.

Cuidados después del tratamiento

Hombre tomando el sol tachado

Evitar la exposición al sol sin protección. El protector solar debe aplicarse junto con otras medidas, como evitar el sol entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde, o cubrirse con ropa, sombrero y gafas de sol.

Hombre mirándose al espejo

Realizar autoexploraciones periódicas. De la piel y los ganglios linfáticos durante toda la vida para controlar cualquier lunar sospechoso o aparición del melanoma.

Evitar cabina autobronceado

Evitar la luz ultravioleta artificial. 

Quemaduras de sol

Evitar las quemaduras solares.

¿Cómo reconocer una lesión tumoral?

Cuando una lesión tumoral en la piel cambia de color, forma o tamaño o presenta colores irregulares o sangra, es esencial acudir a una revisión médica.

lesión tumoral piel asimetría

Asimetria. Una mitad es diferente a la otra mitad. 

lesión tumoral piel borde

Borde. Borde irregular, ondulado o pobremente indefinido. 

lesión tumoral piel color

Color. Varía de una zona a otra; tonos café, negro; a veces blanco, rojo o azul. 

lesión tumoral piel diámetro

Diámetro. Mientras que los melanomas son, generalmente, más grandes de 6mm, cuando se diagnostican pueden ser más pequeños. 

lunar lesión de la piel evolución

Evolución. Un lunar o una lesión de la piel que se ve diferente al resto o que cambia de color, forma o tamaño. 

¿Cómo realizar una autorevisión de la piel?

Lunar cara

Fíjate en la cara, sobre todo, en la nariz, los labios, la boca y las orejas. También por detrás.

Hombre con lunar en la frente

Revisa el cuero cabelludo y utiliza un peine para separar el pelo en capas. En el caso de los hombres con calvicie, hay que revisar todo el cuero cabelludo.

 

Hombre con lunar en la axila

Levanta los brazos para examinar la parte interna del brazo y la axila.

Autorevisión pecho

Fíjate en el cuello, el pecho y la parte superior del cuerpo

Autorevisión espalda

Utiliza un espejo para examinar la nuca y la espalda.

Autorevisión glúteos

Revisa los glúteos y la parte de atrás de las piernas. Termina examinando las plantas de los pies y los espacios de entre todos los dedos.

Apoyo emocional

Padecer un cáncer y volver a la vida normal no es fácil para algunas personas, y la sensación de incertidumbre y de preocupación por algunos aspectos como la imagen personal, la fatiga, la sexualidad, el trabajo, las emociones o el estilo de vida son difíciles de gestionar.  

En este sentido, es fundamental intentar encontrar apoyo en personas con quienes compartir estas inquietudes, ya sean familiares, amigos o el propio equipo médico. En algunos países existen grupos de apoyo, formados por antiguos pacientes o líneas telefónicas de información, que asesoran o realizan dinámicas de grupo donde poder hablar con personas que han pasado por la misma situación.

También es importante informar a los miembros de la familia del riesgo que tienen de presentar melanoma, por lo que es aconsejable instruirlos sobre la autoexploración periódica de la piel y acudir al médico para detectar y extirpar todo lunar sospechoso lo antes posible. No obstante, en este caso, no es necesario un análisis genético.

¿Cómo puedo prevenir el Cáncer de Piel?

Protector solar

Protector solar. Aplicar de manera generosa un protector solar de amplio espectro (protección rayos ultravioleta A (UVA) y B (UVB) y resistente al agua con factor de protección solar (SPF) de 30 o más en toda la piel expuesta. Volver a aplicar más o menos cada dos horas, incluso en días nublados y después de nadar o sudar.

Mujer con gafas de sol y sombrero

Ropa protectora. Como una camisa de manga larga, pantalones, un sombrero de ala ancha y gafas de sol, siempre que sea posible.

Sombrilla

Buscar la sombra.  Los rayos del sol son más fuertes entre las 11:00 de la mañana y las 3:00 de la tarde. Si tu sombra es más pequeña que tú, busca la sombra.

Peligro de nieve, lluvia o arena

Más cuidado cerca del agua, la nieve y la arena. Reflejan e intensifican los rayos dañinos del sol y aumentan las probabilidades de quemarse.

Vitamina D

Vitamina D. Incluir en la dieta alimentos ricos en vitamina D o incluir suplementos vitamínicos. No exponerse al sol para obtener vitamina D.

Evitar cabina autobronceado

Evitar las cabinas de bronceado. La luz ultravioleta del sol y de las cabinas de bronceado pueden causar cáncer de piel y envejecerla. Si se quiere estar bronceado, mejor usar un producto autobronceador. Aun así, también hay que utilizar un protector solar.

Información documentada por:
Josep MalvehyDermatólogo — Servicio de DermatologíaEugenia MolinerEnfermera — Servicio de Dermatología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.