Tratamiento del Cáncer de Piel

Tiempo de lectura: 2 min

Tratamiento quirúrgico

Tijeras y bisturí

Extirpación quirúrgica. El tratamiento del cáncer de piel empieza de manera habitual con la extirpación quirúrgica. Esta intervención puede ser más o menos sencilla en función del tipo, tamaño y localización del tumor. La extirpación, muchas veces, se puede realizar sin necesidad de ingreso hospitalario, aunque, en otras ocasiones, se necesitan cirugías más complejas con anestesia general. Este tratamiento debe erradicar el tumor de la piel sin que queden restos.

Tratamiento no quirúrgico

Radioterapia

Radioterapia. Administra rayos X de alta energía para destruir las células cancerosas. Se produce mediante una fuente externa y se dirige hacia el tumor o los ganglios linfáticos.

Copo de nieve

Crioterapia. Es un método que se fundamenta en la utilización del frío o las bajas temperaturas para congelar y eliminar tumores pequeños y superficiales.

Preparados tópicos

Preparados tópicos. En algunos casos pueden administrarse tratamientos con preparados tópicos (imiquimod).

Terapia fotodinámica

Terapia fotodinámica. Es una técnica utilizada en algunos tumores superficiales de la piel  que permite quemar de forma selectiva las células malignas.

Inmunoterapia

Inmunoterapia, terapias diana y quimioterapia. Para tratar tumores más avanzados con metástasis a distancia o en el caso de algunos linfomas. La inmunoterapia emplea medicamentos nuevos que permiten activar las defensas contra el tumor, como las terapias de vacunas o los inhibidores de los puntos de control inmunológico. Se utiliza en aquellos pacientes con tumores más avanzados cuando no pueden ser tratados de manera quirúrgica. Las dianas terapéuticas destruyen la célula tumoral y la bloquean a nivel genético. Y la quimioterapia puede ser especialmente efectiva en algunos tipos de tumores.

En algunos pacientes es necesario, tras un tratamiento quirúrgico,  realizar una recuperación para curar heridas, reducir el dolor o tratar la hinchazón de la zona. 

En el caso de de ser tratado con inmunoterapia, quimioterapia o radioterapia, puede ser necesario tratar los efectos secundarios, así como realizar un seguimiento durante el tratamiento y realizar diferentes tipos de pruebas.

Información documentada por:
Josep MalvehyDermatólogo — Servicio de DermatologíaEugenia MolinerEnfermera — Servicio de Dermatología

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.