Cáncer de Mama
Efectos secundarios

Efectos adversos. La mayoría de los efectos adversos de la quimioterapia o de la radioterapia suelen desaparecer al finalizar el tratamiento. Estos síntomas se tratan con medicación a medida que aparecen: náuseas, diarreas, vómitos, irritaciones cutáneas en manos y pies.

no fumar

Tabaco. Es muy importante abandonar el tabaco, ya que su consumo empeora los efectos secundarios de los tratamientos, como la pérdida del apetito y disminución de la capacidad pulmonar. 

No alcohol

Alcohol. Al igual que el tabaco, se desaconseja el consumo excesivo de alcohol, aunque no está prohibido.

manzana

Alimentación. No existe ninguna evidencia científica que desaconseje la ingesta de proteínas o azúcares si se tiene cáncer. No hay ningún alimento prohibido, excepto en escasas ocasiones por interacciones con el fármaco.  Comer lo que apetezca en pequeñas cantidades varias veces al día. Lo importante es mantener la masa proteica corporal y no perder mucho peso.

realizar ejercicio físico de forma regular

Actividad física. A menos que el médico diga lo contrario, hay que intentar mantener la rutina habitual y hacer ejercicio físico, si es posible. Esto ayuda a minimizar los efectos secundarios del tratamiento y a recuperarse antes. Cuando se realizan actividades físicas se tiende a manifestar una mayor sensación de bienestar. Preguntar al médico qué nivel de actividad es el más adecuado. Los ejercicios de fisioterapia son muy importantes tras la cirugía y cuando hay pérdida de masa muscular en las piernas.

Embarazada

Embarazo. No es una situación infrecuente y, hoy en día, hay pacientes embarazadas tratadas de un cáncer de mama. La cirugía es una de los principales tratamientos y la anestesia no supone un riesgo para el feto. La técnica más utilizada es la mastectomía radical, ya que la cirugía conservadora requiere de radioterapia que puede afectar al feto. De todas maneras, si se opta por la cirugía conservadora, el tratamiento se debe posponer hasta después del parto. En el caso de que la paciente tenga que ser tratada con quimioterapia, esta se puede administrar en el segundo y tercer trimestre del embarazo sin incrementar el riesgo de malformaciones en el feto. Cuando se precisa de quimioterapia tras la cirugía, su administración se retrasa hasta el segundo trimestre del embarazo. En caso de que la paciente esté en el tercer trimestre de gestación, se induce el parto unas semanas antes de la fecha prevista para no atrasar el inicio de la quimioterapia.

Relaciones sexuales

Relaciones sexuales. Se pueden mantener relaciones sexuales si el estado general lo permite. Es importante tomar medidas de protección en caso de estar aún en edad fértil, ya que hay que evitar el embarazo durante el tratamiento.

terapias alternativas

Terapias complementarias. No están contraindicadas. No obstante, se recomienda siempre consultar antes al médico de referencia.

Apoyo emocional, mujeres

Apoyo emocional. Existen diferentes grupos de apoyo de pacientes y familiares que asesoran y ayudan a otras personas que han pasado por una situación similar. Se recomienda preguntar por este tipo de entidades en el centro de salud.

Hay que saber que el cáncer de mama no es contagioso y que los tratamientos administrados no son peligrosos.

El sistema linfático tiene dos funciones básicas: de drenaje y de defensa inmunitaria. Después del vaciado axilar el organismo tiene una capacidad menor para combatir una infección porque el sistema linfático ha sufrido una variación.

El linfedema se puede prevenir con las siguientes recomendaciones:

  • No tomar la presión arterial en este brazo. Cuando el aparato presiona, puede inflamar la extremidad.
  • Evitar las extracciones de sangre, si no son absolutamente necesarias. Lo que puede resultar perjudicial es la goma cuando presiona (smart).
  • No hacerse limfografias, ni otras exploraciones vasculares.
  • Evitar sesiones de acupuntura en el brazo afectado.
  • Tener cuidado al cortar las uñas.
  • Curar muy bien las heridas pequeñas porque pueden provocar una infección.
  • Si se realiza actividades de jardinería utilizar guantes adecuados.
  • Utilizar guantes para realizar determinadas tareas domésticas.
  • No realizar esfuerzos que supongan sobrecarga excesiva del brazo ni cargar objetos pesados.
  • Evitar movimientos bruscos que supongan una tensión en la mano y el brazo.
  • Aplaudir puede provocar inflamación.
  • Procurar coser con dedal o proteger la mano con unos guantes finos de piel.
  • Evitar picadas de insectos y curarlas de manera inmediata para evitar rascarse.
  • Evitar el exceso de temperatura (hornos, estufas, esterillas eléctricas, infrarrojos, radiación solar, UVA, sauna, parafina, parabarro, etc.).
  • No llevar ropa ajustada ni prendas que opriman el antebrazo o el brazo. Evitar anillos, pulseras y relojes.
  • Evitar masajes bruscos y fuertes.
  • Aplicar cremas hidratantes suaves. Es importante mantener la piel muy hidratada, sobretodo los codos.
  • No depilar las axilas con hojas de afeitar, ni cera caliente o fría (utilizar una maquina eléctrica o rasurar sin irritar).
  • Practicar ejercicios acuáticos para mejorara y reforzar el brazo afectado. También existen otro tipo de tratamientos supervisados por un fisioterapeuta, como el masaje linfático o medidas de compresión, entre otras técnicas.

Información documentada por:

Bárbara Ádamo
Montserrat Muñoz
Aleix Prat
Ana Rodríguez

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.