Artrosis

Diagnóstico y Pruebas de la Artrosis

Tiempo de lectura: 1 min
Doctor de pie señalando un bloc con anotaciones representando una historia clínica

Historia clínica y exploración física. La exploración física sirve para detectar la presencia de dolor al movilizar la articulación y, en ocasiones, cierto grado de inflamación (tumefacción) y derrame articular. En fases avanzadas, la articulación está deformada y presenta ruidos articulares (crepitaciones) cuando se moviliza.

Tubo extracción de sangre

Datos de laboratorio. La artrosis habitualmente no produce alteraciones en los análisis de sangre. No obstante, en ocasiones, pueden ser de utilidad para excluir otros procesos reumáticos. El líquido articular es de características fundamentalmente mecánicas, es decir, casi transparente y sin presencia de células.

radiografía de tórax

Radiografía. La utilización de la radiografía es imprescindible para confirmar el diagnóstico. Los signos radiológicos de la artrosis son muy característicos: crecimiento del hueso que sobresale de la articulación (osteófitos); disminución del espacio articular y un aumento de densidad (esclerosis) del hueso adyacente.

Aparato de Resonancia, RNM

Pruebas complementarias. En raras ocasiones, es preciso realizar otras exploraciones complementarias como una ecografía o resonancia magnética, etc. Cuando se utilizan, habitualmente, es para descartar otras causas de afectación de la articulación, como la artritis o las infecciones.

Información documentada por:

Ana Monegal
Anna Martín
Jenaro A. Fernández-Valencia Laborde
Julio Ramírez
Nuria Sapena
Rosa Marina

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre este contenido

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.