Síntomas de la enfermedad de Alzheimer

Tiempo de lectura: 3 min
Deterioro cognitivo leve

Pérdida de memoria. La pérdida de memoria de los hechos recientes es el síntoma más frecuente y típico de la enfermedad de Alzheimer y, en la mayoría de los casos, aparece desde las fases iniciales. Al inicio, los pacientes pueden percibir los problemas de memoria por sí mismos, pero a veces, son únicamente las personas del entorno más cercano, familia o amigos, los primeros que pueden detectar estos problemas. La pérdida de memoria se manifiesta en forma de olvidos de hechos recientes y dificultad para aprender cosas nuevas, aunque puede recordar hechos que han pasado hace mucho tiempo. Se olvidan conversaciones, citas o encargos dichos hace poco rato; se repite muchas veces una cosa o una pregunta porque no recuerda haberlo hecho; se pierden o traspapelan objetos (llaves, cartera, tarjetas…). Todo el mundo tiene olvidos de vez en cuando pero, con la enfermedad de Alzheimer, los olvidos son frecuentes (varias veces al día), persistentes (día tras día durante meses), importantes (se olvidan cosas relevantes, no solo cosas sin importancia) y progresivos (cada vez los olvidos son más frecuentes e importantes).

Dificultad tareas

Dificultad en la planificación y realización de tareas. El paciente puede presentar dificultad para realizar tareas complejas, bien porque no las acabe, las haga mal o porque tarde mucho más tiempo en hacerlas. Con el tiempo las dificultades afectan trabajos más simples.

Desorientación temporal

Desorientación temporoespacial. Las personas con enfermedad de Alzheimer pueden tener dificultades para saber el día, el mes, la estación del año, el año en que se encuentra, o bien la hora. También hay dificultades para orientarse en el espacio, es decir, saber por dónde se va; primero por lugares poco conocidos y más adelante también en casa.

Problemas lenguaje

Problemas de lenguaje. Se presentan dificultades para hablar (expresión) o entender lo que se explica (comprensión). La dificultad en la expresión del lenguaje se manifiesta con una pérdida de vocabulario y el paciente, a veces, utiliza palabras comodín ('cosa', 'esto' o 'aquello') o pierde el hilo de lo que decía. También le puede costar entender las cosas, especialmente si las frases son largas.

Cambios de conducta

Cambios de conducta. En fases iniciales puede haber cambios en el estado de ánimo, con menos ganas de hacer cosas y dejadez en sus tareas. Dado que muchas veces el paciente no es consciente de la gravedad de sus problemas cognitivos, es frecuente que responda con irritabilidad a la ayuda que se le ofrece. En algunas ocasiones, en fases más avanzadas, puede haber una interpretación errónea de las situaciones, o alteraciones en la percepción (ilusiones o alucinaciones) que pueden desembocar en agresividad verbal o física hacia sí mismo u otras personas, especialmente al atardecer o por la noche.

Domir

Alteración del ritmo del sueño. Es frecuente que a medida que la enfermedad avanza se pierda el ritmo normal del sueño. Los pacientes pueden dormir de día y de noche y tener dificultades para mantener el sueño.

Trastorno motriz

Trastornos motrices. Los problemas de movimiento no son un síntoma inicial en la enfermedad de Alzheimer, pero en fases severas de la enfermedad el control del cerebro sobre el movimiento también se afecta, por ello, el paciente pierde la capacidad de andar e, incluso, de mantenerse sentado en una silla.

Información documentada por:

Raquel Sánchez-Valle
Neus Falgàs
Soledad Barreiro

Publicado: 9 de abril del 2018
Actualizado: 9 de abril del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.