Diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer

Tiempo de lectura: 2 min

El diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer es clínico, es decir, el médico hace el diagnóstico teniendo en cuenta los síntomas, la exploración neurológica y las pruebas complementarias disponibles de acuerdo con el consenso médico vigente. Actualmente los criterios diagnósticos más utilizados son los criterios diagnósticos del Grupo de trabajo internacional, versión 2 (Dubois, 2014) y los criterios del Instituto estadounidense del envejecimiento y de la Asociación de Alzheimer del año 2011. La confirmación neuropatológica, es decir, el estudio del cerebro en el microscopio, habitualmente, no se realiza en vida.

carpeta, documento con check list, cuestionario

Pruebas cognitivas. Pruebas cognitivas. Son test para valorar de manera objetiva la alteración cognitiva que presenta el paciente. Pueden ser test cortos, denominados de criba o screeening (5-15 minutos) o evaluaciones cognitivas completas (30-90 minutos). Las puntuaciones se comparan con la población general de la misma edad y nivel de escolaridad, dado que tanto la edad como el nivel de estudios afectan los resultados en estas pruebas. El test de criba más utilizado en el mundo es el Minimental State Examination (MMSE).

Tubo extracción de sangre

Análisis de sangre. Se evalúan parámetros de salud general que pueden afectar a la función cognitiva. Actualmente, no hay ninguna determinación en la sangre que sea fiable para confirmar el diagnóstico de enfermedad de Alzheimer.

Aparato de Resonancia, RNM

Neuroimagen cerebral. Hay diferentes tipos de tecnología para obtener imágenes del cerebro. La tomografía computada (TC o escáner) y la resonancia magnética proporcionan una imagen fija del cerebro en tamaño real, que permite evaluar si hay una pérdida relevante de neuronas en las áreas típicamente afectadas por la enfermedad de Alzheimer o lesiones de otro tipo. La tomografía por emisiones de positrones (PET) utiliza sustancias marcadas con una pequeña dosis de radioactividad para estudiar el metabolismo neuronal (PET de glucosa) o el depósito de amiloide (PET de amiloide).

Extracción médula osea zona lumbar

Análisis de líquido cefalorraquídeo. El líquido cefalorraquídeo es un líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. Al estar en contacto con el cerebro, este líquido traduce lo que está pasando en este órgano. Así, se miden las proteínas que se acumulan en el cerebro en los pacientes: la proteína β-amiloide y las proteínas tau y tau fosforilada. Para poder analizar el líquido cefalorraquídeo, previamente es necesario obtener una muestra a través de una punción lumbar.

Hélice de ADN

Prueba genéticas. Las pruebas genéticas solo se realizan en los casos en que se sospecha de una forma genética de la enfermedad.

Información documentada por:
Raquel Sánchez-ValleNeuróloga — Servicio de NeurologíaNeus FalgàsNeuróloga — Servicio de NeurologíaSoledad BarreiroEnfermera — Hospital de Día de Enfermedades Neurodegenerativas

Publicado: 9 de abril del 2018
Actualizado: 9 de abril del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.