¿Cómo se produce la Fiebre?

Tiempo de lectura: 2 min

La fiebre se produce por un grupo de sustancias endógenas y exógenas conocidas como pirógenos.

Los pirógenos exógenos provienen de los microbios y sus toxinas que estimulan la síntesis de otros pirógenos endógenos (o citoquinas) por parte de las células del sistema inmunológico (macrófagos y otras células). Estas citoquinas inducen la producción de prostalandinaE2 (PGE2). La PGE2 eleva la temperatura corporal mediante la  vasoconstricción periférica, aumento del metabolismo y contracciones musculares.

Cuando empieza el proceso febril, se eleva el punto de ajuste hipotalámico mientras la temperatura corporal permanece normal, esto provoca que el paciente sienta escalofríos. Esta contracción muscular eleva la temperatura y cesan los escalofríos. Cuando el termostato hipotalámico baja, el paciente comienza a sentir calor y comienza a sudar. El sudor permite que la temperatura vuelva a un valor normal.

Causas de la Fiebre

La causa principal de la fiebre es una infección. La fiebre es una respuesta universal ante las infecciones. Es un mecanismo de adaptación que sirve para luchar contra la infección, disminuye la reproducción de los microbios y aumenta la respuesta inflamatoria.

Cuando se produce una infección, las células de defensa de nuestro organismo (leucocitos), luchan contra el agente invasor produciendo una serie de moléculas (citoquinas o pirógenos endógenos) que al viajar por la sangre llegan al centro termorregulador del hipotálamo el cual cambia la temperatura de su termostato. Por eso, al principio, se suele notar frío intenso incluso a veces acompañado de escalofríos y posteriormente calor y sudoración profusa que son manifestaciones del cambio en la temperatura corporal.

Las temperaturas que superan los 41ºC, raramente, son de origen infeccioso. Su causa suele ser una central, es decir, una alteración de la función del sistema nervioso central. Temperaturas de ese calibre son dañinas para el organismo. El paciente sufre confusión, alucinaciones y somnolencia. Si la temperatura sigue aumentando, las proteínas pierden su estructura y pueden producir daños irreversibles. A los 42 ºC el paciente cae en coma y a los 43 ºC muere.

Información documentada por:
Mar OrtegaMédico de Urgencias — Servicio de Urgencias

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.