Recomendaciones sobre la lactancia

Tiempo de lectura: 1 min

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables. Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud.

Es necesario estar en una posición cómoda, que permita que el recién nacido esté cerca del cuerpo de la madre y con la cabeza alineada con el pecho (barriga con barriga).

Una posición correcta al pecho ayuda a prevenir las grietas en el pezón y a conseguir una buena estimulación y producción de leche.

La lactancia debe ser a demanda, eso significa ofrecer el pecho al bebé siempre que muestre interés o signos de hambre y dejarlo hasta que el mismo se retire.

Los signos que nos indican un buen agarre son:

  • Boca muy abierta y pegada al pecho
  • El pezón y parte inferior de la areola están dentro de la boca
  • Labio inferior doblado hacia fuera
  • Mueve la mandíbula y oreja con la succión
  • Se oye como traga

No es conveniente dar sueros ni agua entre las tomas de leche. Lo que interesa es que él ayude a estimular la subida de la leche y que se acostumbre al pecho. Si toma otros líquidos sin mucho esfuerzo, no tendrá hambre y le costará más cogerse al pecho.

Información documentada por:

Isabel Benito
Sandra Hernández
Maria Àngels Martínez

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.