Mantener la autonomía personal

Tiempo de lectura: 1 min

Una persona dependiente es aquella que necesita los cuidados y atención de otra persona para realizar sus actividades básicas de la vida diaria, como pueden ser el aseo, la alimentación o la movilidad.

En el cuidado de una persona en situación de dependencia hemos de intentar siempre mantener el más alto grado de autonomía personal. Nunca debemos realizar las actividades o acciones que la persona cuidada aún puede hacer por si misma:

  • La ayuda debe limitarse solo a aquellas actividades que la persona cuidada ya no sea capaz de realizar por sí misma.
  • Observarle para conocer todo lo que puede hacer por sí mismo y así ayudarle tan solo en lo necesario.
  • Mantener su privacidad física y emocional.
  • Permitir, si es posible, que tome sus propias decisiones e incluso tome la iniciativa. Que asuma responsabilidades, por mínimas que sean.
  • Cada persona, y según su grado de dependencia, puede necesitar más o menos tiempo para realizar una tarea: no apremiarle, ni hacer la actividad por ella, darle el tiempo necesario para que la pueda hacer por sí misma.
  • Favorecer su autoestima y potenciar que se sienta útil.
  • Elogiarle cuando lo haga bien.
  • Proporcionar y enseñar a utilizar todas las ayudas técnicas y personales que permitan que la persona realice las actividades por sí misma.
  • Si la persona no es capaz de realizar una tarea o parte de ella, no la exponerla a fracasos, ni obligarle.
  • Mantener las rutinas.

Publicado: 20 de febrero del 2018
Actualizado: 20 de febrero del 2018

Suscríbete

Recibe información cada vez que este contenido se actualice.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.