Cuidando al Cuidador

Si tú no estás bien, ellos tampoco

Tiempo de lectura: 3 min

El ejercicio de cuidar se podría definir como el comportamiento y acciones que incluyen conocimiento, valores, habilidades y actividades emprendidas en el sentido de mantener o mejorar el proceso de vivir y morir. El cuidador o la cuidadora es la persona que ofrece esta atención.

Los cuidados a personas en el hogar permiten mantener, en la medida de lo posible, a la persona dependiente en un entorno habitual y cerca de las personas conocidas.

El cuidador o la cuidadora es la persona que ofrece esta atención. Puede ser un familiar, un amigo o una persona próxima, pero en todo caso, no había previsto convertirse en cuidador y posiblemente no tenga preparación para ello.

Es esencial que el cuidador sea capaz de autocuidarse tanto física como emocionalmente sinó, no podrá cuidar a la persona dependiente.

La persona cuidadora debe aprender a:

Apoyo emocional

Pedir ayuda

  • Pedir ayuda a otros familiares y amigos desde el primer momento.
  • Pedir ayuda de forma clara y expresa
  • Si es posible reunir a los cuidadores para organizar el tiempo y ser más efectivos.
  • Agradecer la ayuda.
  • Recurrir a servicios, instituciones y asociaciones de ayuda para el cuidado.
carpeta, documento con check list, cuestionario

Organizar el tiempo

  • Hacer una lista de tareas realizadas a lo largo del día y el tiempo empleado.
  • Clasificar las tareas por orden de prioridad y verificar si alguna de ellas la puede llevar a cabo la persona cuidada por sí misma. Si es así,  animarle a que la haga.
  • Poner límites a la cantidad de ayuda prestada. Puede ser que el cuidador se involucre demasiado o que la persona esté demandando una atención desproporcionada.
  • Fijar entre todas ellas tiempos de descanso, y procurar mantenerlos.
hombre durmiendo 7-8 horas

Mantener unos hábitos saludables

  • Dormir si es posible 7 u 8 horas. Si no es posible porque la persona cuidada tiene sueño intermitente, procurar turnarse con otro familiar o cuidador.
  • Procurar realizar, antes de acostarse, algún tipo de actividad relajante, que elimine la tensión de todo un día de actividad.
  • Encontrar momentos, distribuidos a lo largo del día, en los que parar y descansar.
  • Mantener aficiones y amistades y salir de casa.
  • Practicar ejercicio moderado regularmente.
  • Cuidar la alimentación. Las prisas, el estrés, los nervios conlleva perder los hábitos horarios y alimenticios. Es importante mantener una alimentación equilibrada y no saltar ninguna comida.
Sueño no reparador

Escuchar las señales de alarma de su cuerpo para tomar medidas

  • Cansancio y sensación de sueño.
  • Aislamiento: salir a la calle lo estrictamente necesario, no ver a los amigos, no practicar actividades de ocio, etc.
  • Aumento en el consumo de medicamentos, tabaco, alcohol.
  • Palpitaciones, temblores, molestias digestivas, dolores de huesos y articulaciones, etc.
  • Aumento o disminución del apetito.
  • Cambios de humor y aumento de la irritabilidad.
  • Dificultad para la concentración, fallos de memoria, dificultad para tomar decisiones.
  • Problemas económicos.
  • Retrasos o ausencias reiteradas en el trabajo, dificultad para realizar tareas habituales, etc.

Mantente al día sobre esta enfermedad

Suscríbete para recibir información sobre las últimas actualizaciones relacionadas con este contenido.

¡Gracias por tu suscripción!

Comprueba tu bandeja de entrada, recibirás un mail de confirmación.

Ha ocurrido un error y no hemos podido enviar tus datos, por favor, vuelve a intentarlo más tarde.